Franz Ferdinand

Franz Ferdinand
2004. Sony

¿Qué es lo que tiene esta nueva banda, que sólo ha despertado elogios desde un lado y otro del Atlántico? A simple vista, uno no puede entender cómo los escoceses Franz Ferdinand han conseguido esa inusitada respuesta en la impresionante e impresionable prensa especializada de Inglaterra, como también en los charts de Estados Unidos. Entonces, la pregunta sigue en pie: ¿Qué tienen estos escoceses que no tengan los demás? Sin duda que el debut con su placa homónima es una buena manera de encontrar la respuesta, o por lo menos, guiarse en lo que va a ser uno de los buenos augurios del rock en este año.

“Franz Ferdinand” comienza con ‘Jaqueline’, un track que no tiene nada que envidiarle a los Strokes, White Stripes y todas las bandas que están catalogadas dentro del “Garage Rock Revival”. Con esto en mente, el tema es, prácticamente, algo ya escuchado, bastante predecible y plano, si no fuera por la batería de Paul Thomson y la introducción del corte. Lo demás es muy obvio, muy lógico.

Luego, los escoceses saltan con ‘Tell Her Tonight’. Para decirlo de una manera simple: ¡!!Es una copia a los Beatles¡¡¡ El coro de este tema es, lisa y llanamente, escuchar a los de Liverpool. No digo que sea una mala canción, porque es bastante divertida y jovial, pero, a mi parecer, o Franz Ferdinand nos quiso tomar el pelo a todos con ese humor tan propio de los de la isla europea, o quisieron demostrar que están a la par con las demás bandas que rescatan los sonidos sesenteros.

Ya con los dos primeros cortes, uno sigue preguntándose cómo llaman tanto la atención. Y es con ‘Take Me Out’, el primer sencillo radial de la banda, donde se esbozan los primeros atisbos para dar la respuesta. El track inicia como uno más del estilo “revival”, pero luego decae en ritmo hasta convertirse en una pegajosa marcha, bastante movida y que comienza a alejarse, musicalmente, de sus coterráneos.

Es con este tema donde dan inicio a su placa, porque se dejan de juegos y muestran quiénes son y dónde apuntan en realidad. ‘Take Me Out’ es uno de esos cortes sencillos, pero con la gracia de hacerte “mover la patita” automáticamente. Muy bien trabajado y que da los primeros indicios del real sonido de Franz Ferdinand.

Sigue ‘The Dark Of Matineé’, tema en el que encontramos una canción que perfectamente la pudo haber tocado Pulp en sus tiempos. Tiene esa estructura del Pop Rock Inglés de finales de los ochenta y principios de los noventa, que sencillamente te hace mover. Por otro lado, ‘Auf Auchse’ es, en mi percepción, el mejor tema de este álbum. Me recuerda un poco a lo que hizo Blur en sus inicios. Franz Ferdinand también busca ese Pop Rock muy bien hecho, estructurado, pero con guitarras más acercadas a la tradición de los The Stooges. Es un sonido levemente más crudo, pero sin alejarse de la raíz pop que, al parecer, les queda muy cómoda.

Con este track, los escoceses demuestran lo que en realidad buscan “revivir”: ese viejo pop rock británico que influenció a buena parte de la música de la Isla en la primera mitad de los noventa. ‘Auf Auchse’ es un tema muy bien trabajado, en que cada parte del grupo aporta de buena manera a conformar una canción redonda, simple y efectiva.

Franz Ferdinand retoma la raíz más “punk” de su sonido con el corte ‘Cheating On You’. Sin embrago, es un tema más melódico, a la vieja usanza de lo que hacían bandas como los ya mencionados Pulp (una muestra recurrente de hacia donde apuntan los escoceses) con algo de Iggy Pop y The Stooges. Un corte muy rockro, directo a la vena, muy bien estructurado en todo ámbito. ‘This Fire’, por su parte, retoma el sonido que está llevando Franz Ferdinand, pero le agregan un poco de crudeza a las guitarras. La base rítmica, a cargo de Paul Thomson y el bajista Bob Hardy se mantiene en los límites del pop rock, pero las guitarras le dan esa aura de novedad, de frescura a un movimiento casi olvidado. Esta misma sensación, y composición, está presente en ‘Darts Of Pleasure’, la que tiene un coro notable, que seguramente los hará brincar y cantar al ritmo de la canción.

El siguiente corte, ‘Michael’, tiene una raíz más rock que los otros temas, incluso más punk que ‘Chating On You’. La crudeza de la música se hace presente desde el primer segundo en que suena, cuya base sonora está muy bien lograda y que, a pesar de traer sonidos ya comunes, suenan bastante más frescos que los de sus contemporáneos.

Ya terminando este debut, nos encontramos con ‘Come On Home’ que mantiene la tónica de este disco, pues lleva esa base rítmica del pop rock con guitarras un tanto más crudas. El último tema, ‘40’’, no abandona el sonido demostrado por Franz Ferdinand. Se podría resumir en que quisieron irse con una canción marchosa, la que demuestra que su apuesta por un nuevo sonido va en serio y que no es malo mirar a un pasado propio, a rescatar el sonido inglés desde sus mismas raíces.

Para terminar, y así responder a la pregunta inicial, diría que Franz Ferdinand ha llamado la atención precisamente por los elementos que incorporan en este disco debut. Juntar los sonidos de agrupaciones tan dispares como Devo, Pulp, los inicios de Blur y mezclarlos con Stooges, Beatles, me parece, por lo menos algo bastante interesante. Creo que le han dado justo al clavo para renovar el sonido del “Garage Rock Revival”, que se quedó sólo en la psicodelia e introspección y se olvidó de un elemento bastante sustancial: la diversión y la inocencia de tocar y, sinceramente, creo que eso hace a Franz Ferdinand una buena apuesta por el rock actual.

No sé si serán los “salvadores del Rock”, como los han catalogado los británicos, pero me parece que causarán uno que otro revuelo a nivel mundial, mayor del que lo están haciendo en la actualidad. Eso, si continúan desarrollando la línea que mostraron en este disco y dejan las reminiscencias vocales con The Strokes. Pero, y ya finalizando, nos encontramos ante un disco muy bien hecho, que seguramente los hará bailar al ritmo de este nuevo aire, que los dejará ansiosos de esperar una segunda muestra.

Felipe Kraljevich

Contenido Relacionado