The End Of Chaos

flotsam The End Of Chaos

2019. AFM Records

La misma criatura postnuclear de su disco debut “Doomsday For The Deceiver” de 1986, hace su regreso 33 años después para rescatar de las aguas una destruida Estatua de la Libertad, anunciando el fin del caos. Es el bombástico regreso de Flotsam And Jetsam (Restos y Desechos), la banda de Phoenix, Arizona, que muchos conocen por ser el grupo “donde tocaba Newsted antes de unirse a Metallica”, sin profundizar en el explosivo arsenal de grandes discos de Thrash que posee esta combo, siempre liderado por el vocalista Eric ‘AK’ Knutson y el guitarrista Mike Gilbert.

Por ello, dejar pasar su placa de estudio número 13 sería un auténtico pecado, sobre todo porque se trata de un disco hipnótico, magnético y soberbio que recién iniciado el año, los candidatea al podio de mejor álbum de Thrash de los próximos doce meses, donde mucho tiene que ver en su gran resultado final, la incorporación de su nuevo y extraordinario baterista Ken Mary (Fifth Angel, Alice Cooper, Don Dokken, House of Lords, Chastain, Impellitteri), un dínamo de quirúrgica y devastadora precisión, un poseso tras los parches que destruye todo a su paso. Desde el brutal arranque con ‘Prisoner Of Time’ el disco va directo a la yugular dispuesto a sacar sangre con las agresivas guitarras de Gilbert y Steve Conley, el bajo grave y poderoso de Michael Spencer, un Eric AK vomitando fuego desde sus cuerdas vocales y el doble bombo de Mary aniquilándolo todo. “Vive la vida sin rencores, no seas un prisionero del tiempo” dice la letra de la canción, y es que a pesar de la agresividad de la música, el disco en su mayoría contiene mensajes positivos, para no claudicar y seguir dando la pelea para lograr acabar con los tiempos de caos. ‘Control’ sigue con la demolición si cuartel, pero el grupo sabe que las melodías son muy importantes y siempre hay líneas vocales o de guitarra que no pierden ese norte. La mezcla y el masterizado de Jacob Hansen (UDO, Volbeat, Powerwolf), hacen sonar la voz de Eric ‘AK’ de una forma pletórica, poderosa y llena de empuje, como si los años no pasaran por esas cuerdas vocales. ‘Recover’ es una cátedra que cualquier aspirante a baterista de metal debiera escuchar, la cantidad de recursos, arreglos y fills que mete Mary son de antología. Sin duda, el tipo es por lejos uno de los mejores bateristas emergidos en los años ochentas y llegó el momento de que por fin obtenga todo el reconocimiento que se merece.

‘Prepare For Chaos’, ‘Slowly Insane’, ‘Architects Of Hate’ cualquier canción que se pinche de forma aleatoria, tiene el mismo resultado: una avalancha de riffs destroza cuellos, una batería demoledora y la voz de ‘AK’ brillando por todo lo alto, amén de unos excelentes y muy bien trabajados solos de guitarra duales de Gilbert y Conley. Se nota que la banda no dejó nada al azar y estuvieron muy enfocados y en llamas a la hora de componer los temas, incluso creando himnos con una gran poso melódico como la inmensa ‘Demolition Man’, y también dándole espacio a su bajista Michael Spencer que es capaz de botar un edifico con su latigazos en la descomunal ‘Unwelcome Surprise’. Y porque no sólo de Thrash vive el hombre, en ‘Snake Eye’ el grupo se despacha un power/speed metal con ciertos aires a Iced Earth de sumo buen gusto, donde, como en toda la placa, el todo poderoso Ken Mary, está completamente desatado. Queé pedazo de baterista agarró Flotsam And Jetsam y es que sin duda salieron ganando con la partida de Jason Bittner a Overkill, porque Mary es muy superior. La dupleta final con ‘Good Or Bad’ y ‘The End’ dispara los últimos cartuchos de artillería con los mismos bríos que se inició el disco casi cincuenta minutos atrás, haciendo del “replay” un acto de automática satisfacción. Nada más que agregar, ya está todo dicho, “The End Of Chaos” es y será uno de los grandes discos de metal del año, y ya es hora de que se haga justicia, ¡porque esta banda de “restos y desechos” no tiene nada!

Cristián Pavez

Contenido Relacionado