Ex Lives

Ex Lives

 

2012. Epitaph

 

Otra perspectiva para evaluar el costo de la distancia. Justo mientras Keith Buckley se encontraba cumpliendo sus labores como cantante en The Damned Things, el resto de Every Time I Die escribió la música del sexto disco de la banda por su cuenta. Luego se añadieron las líricas y manos a la obra junto al capo en teclas, Joe Baressi (Queens Of The Age). Contra todo el pesimismo alrededor de la formación de Buffalo, “Ex Lives” es un paso adelante.

 

¿Cuál es el disco esencial del catálogo de Every Time Of Die? He leído de todo pero, generalmente, el consenso apunta a una equiparada pugna entre “Hot Damn!” (2003) y “Gutter Phenomenon” (2005). Siguiendo esa línea, lo formulado en este sexto larga duración es la conjunción perfecta entre el espíritu de aquellos tiempos en que el metalcore era una propuesta fresca y en boga pero sin abusar del autoplagio.

 

Keith Buckley, ha logrado exorcizar en cierta forma sus demonios vinculados a los excesos y demuestra en varios puntos del tracklist lo mucho que aprendió con Melissa Cross, reconocida profesora de canto en el mundo del metal. No podemos hablar de un disco con excesos melódicos pero sí en temas como ‘Revival Mode’, el desenlace en ‘Drag King’ o ‘Indian  Giver’, hay muchos aciertos que sitúan la música de Every Time I Die en otro nivel.

 

Por supuesto que la pasión por los riffs y cambios bestiales sigue aflorando con soltura. De hecho, el comienzo con ‘Underwater Bimbos  From  Outer Space’ te deja claro que aquí las mermas en brutalidad son prácticamente inexistentes. Ryan Legger (baterista) se luce como un esquizoide instalado con comodidad en el sillín de batería y ‘Holy Book Of Dilemma’ es una magnifica carta para conocer sus virtudes. Volviendo a mencionar la labor de Keith, a veces se pierde la cuenta a la hora de medir la cantidad de registros ejecutados en este álbum.

 

Es sabida la importancia de la fiesta en la existencia de los de Buffalo y qué mejor idea que haberlo musicalizado con tomas como ‘Partying Is Duch Sweet Sorrow’ (notable la inclusión del banjo). Como pueden apreciar, Every Time I Die se reencuentra con sus mejores momentos y les añade varios recursos interesantes que los colocan, otra vez, en sitiales de avanzada dentro de su movida. Revitalizador ejercicio.

 

Francisco Reinoso

Contenido Relacionado