Drop

Drop
2009. MoonJune Records
 
Los sellos Cuneiform, Hux, Voiceprint y el mismo MoonJune, se han dedicado, en los últimos años, a rescatar amplio material en vivo de diversos períodos de la institución de la música de vanguardia, Soft Machine. Pero curiosamente, esta pequeña etapa de transición con el baterista australiano Phil Howard, quien estuvo en la banda entre la salida de Robert Wyatt y la llegada del definitivo John Marshall, estaba casi completamente inexplorada hasta la edición de este disco en vivo grabado en Alemania a fines de 1971.
 
Aunque obviamente el Soft Machine sin Wyatt perdió parte de su esencia primigenia, Howard se inserta bien y le da otro matiz al concepto jazz-rock que el grupo venía desarrollando fuertemente desde “Third” (1970) y por el cual el mismo Wyatt tomó la decisión de irse en agosto de 1971 para formar Matching Mole y, más tarde, profundizar su carrera solista.  Sin su presencia, la banda soltaba toda amarra que los atara a sus comienzos enfocados en la psicodelia y el pop, para dedicarse con todo a la experimentación jazz-rock, pregonada por Mike Ratledge y Hugh Hopper, y seguida con entusiasmo por Elton Dean. En este contexto, “Drop” tiene la importancia de mostrar a los Softs en el peak de sus carreras como músicos de jazz, en una banda que, a estas alturas, definitivamente se emparentaba más con el Miles Davis eléctrico que con el Pink Floyd de los 60.
 
Por otra parte, Ratledge esperaba contar con un baterista adecuado para sus intereses musicales y Wyatt, en buena medida, se había transformado en un obstáculo. Por este motivo, un virtuoso de la percusión como Howard, que algunos críticos entusiastas han comparado con gigantes como Tony Williams y Tony Oxley, cabía perfectamente en el concepto jazzístico de la banda. Sin embargo, no podemos dejar de señalar que pese a sus capacidades técnicas sobresalientes, Howard reemplazó a un Wyatt que, no sólo era un percusionista dotado, sino que también compositor, cantante, multi-instrumentista, activista social y poeta.
 
Como sea, el poder desplegado por el cuarteto es inigualable. Howard imprime un sonido crudísimo: su golpe es certero, potente y logra el objetivo de llenar todo el espacio y de apoyar con furia las líneas melódicas, de por sí, ya asertivas y violentas de Ratledge en los teclados y Dean en el saxo. Por otra parte, Hopper se complementa de gran manera con Howard, imponiendo una base salvaje y omnipresente a lo largo de todo un disco, cruzado por un sonido experimental, penetrante y desbordado.
 
El álbum está dedicado a la memoria del fallecido Elton Dean (1945-2006), que en esta formación de cuarteto está en el saxo, el saxello y el piano eléctrico Fender Rhodes. Lo acompañan Ratledge en órgano Lowrey y también en el Fender Rhodes, Hopper en bajo y Howard en batería. Este último fue traído a la banda por Dean de su grupo paralelo, Just Us y alcanzó a grabar con Soft Machine sólo la mitad del disco en estudio “Fifth” de 1972, que finalmente lo completó John Marshall.
 
La mayoría de las composiciones registradas en “Drop” son de autoría de Ratledge y aparecieron más adelante en versiones más remozadas en “Fifth”. Entre ellas destacan estupendas e inclementes versiones para “All White”, “Drop”, “M.C.”, “As If” y “Pigling Bland”, además de dos temas obligado del repertorio más legendario de la banda como “Slightly All The Time” y “Out-Bloody Rageous”, ambas apasionantes piezas contenidas originalmente en “Third”. A ellas se les suman la composición “Neo Caliban Grides” de Dean, una pequeña experimentación colectiva y, claro está, el solo de batería de la flamante nueva contratación, decidoramente llamada “Dark Swing”.
 
“Drop” es una fotografía de un momento exacto del constante desmembramiento que fue sufriendo la banda desde su fundación. Para la fecha de grabación de este disco, Ratledge era el único miembro original aún presente en la agrupación tras la salida, en orden cronológico, de Daevid Allen, Kevin Ayers y el mismo Wyatt, y el punto de partida para el desarme total del grupo, que a poco andar contaría con las deserciones de Hopper, Dean y finalmente, Ratledge. Para el último álbum del grupo, “The Land Of Cockayne” de 1981, ya no existía ninguno de los miembros clásicos. Soft Machine se había fagocitado a sí misma, convirtiéndose, a pesar de miembros notables como Allan Holdsworth y Jack Bruce, en una poco imaginativa banda jazz-rock.
 
Héctor Aravena A.

Contenido Relacionado