Beyond

Beyond

2007. Fat Possum

Tras el despilfarro total expuesto en “The Weirdness” de The Stooges y el desdibujado nuevo intento de The Lemonheads con su homónimo, a fines del año pasado, comencé a cosechar nuevamente una reticencia absoluta con los regresos de agrupaciones históricas. Ante esta seguidilla de desafortunados lanzamientos de viejos perros de batalla, vaticinaba la vuelta de Dinosaur Jr. como una carnada más para los agoreros oportunistas de la media. Pues vayan cerrando la boca y mejor siéntense a degustar esta joya, ya que con  “Beyond”,  el venerado abuelo del college rock, J Mascis, ha vuelto junto a sus partners de antaño, para romper con el recuerdo y dar una completa aula de vigencia.

Ya se cumplía una década de aquel detallista “Hang it Over”, donde el veterano rockero de   barriga, lentes de marco grueso y frondosa cabellera, nuevamente confiaba en su particular visión artística y recurre a la ayuda de amigos cercanos para continuar con su siempre necesario directo. Marcis puede ser considerado un freak, pero la tiene clara. Nadie le refuta que es el mandamás de la banda, ni de que su autoría salieran discazos en los noventas como “Where You Been”, pero por muy iluminado que fuera ese rol de solista, encubierto en el nombre de su banda de siempre, difícilmente llegaría a producir algo cercano a los seminales “Your Living All Over Me” o “Bugs”, sin la compañía del line up clásico.

Tuvieron que acontecer casi dieciocho años para que esto ocurriera, pero las plegarias fueron escuchadas y esta vuelta al ruedo de Dinosaur Jr. que en primera instancia se perfiló sólo como un par de románticas presentaciones en festivales el 2005, terminó siendo una arremetida con todas las de la ley. Es tan efectivo este “Beyond”, que basta tan sólo reproducir el cautivador solo de guitarra de la inaugural ‘Almost Ready’ o la eterna herencia de Neil Young que emulan los acordes de ‘Crumble’, para  sufrir de Alzheimer y dejar en el olvido, cualquier reencarnación pasada que haya realizado la banda, perdón, Mascis, en la última década del siglo XX. ¿¡Dónde te habías metido Barlow por dios!?

Los atributos de esta rejuvenecida sociedad se lucen con grandilocuencia en la enorme ‘Pick me Up’ con un Mascis que coquetea con lo épico y la base rítmica invaluable de otro repatriado, el veterano Emmett Patrick Murphy; todos los elementos que los firmaron como uno de los principales precedentes de la más valedera generación de rock alternativo norteamericano, yacen inmanentes en este inspiradísimo reencuentro. Los sonidos atiborrados de incendiarias guitarras que enamoraron a tantos en “Bug”, son nuevamente sacados a flote en ‘Been There All The Time’; incluso en ‘Its Me’o en ‘Where not alone’, la voz del prócer suena tan apática, que pareciera que hubiéramos vuelto al  lejano 1988.

No hay objeción, Dinosaur Jr. está de vuelta con la lacónica columna vertebral de siempre, la que nunca debió haberse desmembrado. El tándem Mascis-Barlow, ya demostró que pueden reeditar con soltura la chispa de su época dorada y que aún les queda cuerpo para dar la pelea por mucho tiempo más. Ahora sólo depende de ellos el cómo lograr conservar  este vínculo. Un aplauso para los estribillos adhesivos de “Beyond”, más que un bello revival, uno de los discos del año. El trono de los dinosaurios del rock universitario ha sido revalidado y vaya de qué forma.

Francisco Reinoso Baltar

Contenido Relacionado