Delusional

BBS Paranoicos - Delusional

2018. Pulpa Discos

Para su noveno disco, BBS Paranoicos quiso dar un salto. En un acto inédito, viajaron a Colorado, Estados Unidos, para trabajar con Bill Stevenson, quien además de ser baterista y fundador de Descendents, cuenta con una amplia trayectoria como productor. Una vez llegados a The Blasting Room, estudio perteneciente a Stevenson y por donde han desfilado reconocidos nombres como NOFX, Rise Against, Lagwagon y No Use for a Name, comenzó la concepción del que sería el sucesor de “Cruces” (2014). Allá, en dos semanas, grabaron, mezclaron y masterizaron el disco. Por si fuera poco, se dieron el tiempo de presentarse en vivo. El resultado no podía ser menor: “Delusional”, con 12 cortes y casi sin puntos bajos, está dentro de lo mejor que el cuarteto ha conseguido en sus 27 años de trayectoria.

Los 35 minutos de la propuesta 2018 del cuarteto arrancan con ‘Mis demonios’, que huele a hit desde el minuto 1. El track parte con un riff de escuela hardcore en tempo moderado, que luego es acelerado por los tambores de Juan Herrera. Es en este camino, el del punk melódico, cultivado y macerado desde que Omar Acosta se hizo con la voz principal, donde el grupo maneja todos sus hilos. Justo en esa vía, entre tempos que se aceleran y bajan su intensidad y ritmos marcados, arremete la mayor parte del álbum. Quizás en esto Stevenson -considerado por la Rolling Stone como uno de los 100 más grandes bateristas de todos los tiempos- fue fundamental. Después de todo, el ítem ritmos es uno de los puntos más altos del trabajo.

La canción que da nombre al disco no solo porta electricidad, sino que también ideas bien resueltas en materia compositiva. Es ejemplo de todas las claves que el grupo ha podido alcanzar con sus extensos años de circo. ‘Sanatorio’, ofrece un intermedio que amenaza con explotar, pero no lo hace. ‘Eterno retorno’, otra destacada, es un sacudón punkeado, mientras ‘Enemigo mío’ tiene una estrofa sumergida en emoción, acentuada por la melódica voz de Acosta. ‘No lo veo como tú’ está concebida pensando en boliches cerveceros lúgubres, con el tridente de cuerdas formado por Acosta (guitarra), Pedro López (guitarra) y Carlos Kretschmer (bajo), poniendo un manto golpeador.

Siguiendo con una fórmula de hacer discos de duración corta, el cuarteto muestra composiciones frescas, maduras y, por sobre todo, reafirma su condición de líder en el género. 27 años no podían quedar registrados de otra forma.

Juan Pablo Andrews

Contenido Relacionado