Degradation Trip

Degradation Trip
2002. Roadrunner

Jerry Cantrell ahora sí que es un acto solista , un músico independiente que al terminar (penosamente-debo decir) su precaria relación con Layne y con Alice, optó por su libertad artística y continuar sin la supervisión de un sello (en este caso Columbia) para sacar la plata de su bolsillo y hacer una segunda y una tercera parte de Boggy Depopt. Lo de tercera parte se entiende si es que se habían enterado que este disco iba a ser doble, como volúmenes 1 y 2. Ahora al momento de entregarle los derechos de representación y distribución a la poderosa Roadrunner, Jerry Cantrell convirtió un dos en uno. Si no le habías prestado atención a su disco 1998, ahora el guitarra y voz de los Chains pide tu atención a gritos con Degradation Trip.

Muy en la onda de Roger Waters en 'In the Flesh', la que abre el "The Wall", Cantrell inicia su trip degradante con el tema 'Psychotic Break', algo mortuorio, una marcha fúnebre que te envuelve con tonalidades menores, como era Alice in Chains, dark y metal, un montón de decepción, dolor y pesimismo, algo que se verá aumentado y corregido con el track 7, 'Hellbound'. Cantrell es un maestro componiendo canciones pesadas como 'Again' y también las más sensibles tal y como lo fue 'No Excuses'. Ahora sigue con la excelente medio tiempo, otra media turbia en lo lírico, 'Bargain Basement...'. Arrastrada y pesada, como una serpiente venenosa, aun así bella en extremo, la receta siempre ha sido el cruce entre lo doom de Black Sabbath y el dinamismo de Metallica. Y para este tema queda claro que Jerry tiene su propia voz (o el fantasma de Staley), haciendo más de esas malditas armonías vocales, las mismas que te encadenaron por 10 años... 'Spiderbite' es un deja-vu tan grande con Layne Staley que llega a conmoverte, más que un homenaje o tributo al muerto en vida es resucitarlo de veras. Alicia estará en cadenas pero igual perseguirá al hombre que la concibió por siempre y a lo que voy es que si llegas al tercer track, el primer single 'Anger Rising', y no dices "esto suena igual a AIC" es porque nunca lo escuchaste, es demasiado obvio el notar que Jerry se la puede solo en al tarea de evocar lo mejor de su pasado. Este tema es otro de una gráfica letra que retrata el abandono infantil y la violencia de un padre castigador. Un dato al margen es la aparición de Chris DeGarmo, ex Queensryche, en 'Anger Rising'... bueno, se entiende: un buen amigo de todos en Seattle.

Luego la hermosa 'Angel Eyes', un clásico del grunge versión 2002, puede ser un indicativo de esperanza en "la forma" de belleza y armonía, pero aún así se intuye en "el fondo" un montón de tristeza y de sensible resignación, una canción de perdones y despedidas. Habían pasado un par de años desde "Boggy Depot" y ahora todo vuelve a sonar fresco e Íntimo, como si Boggy y este "Degradation Trip" fueran aún parte de la era Alice in Chains. Ahora toda la gente que rodea a Cantrell es diferente, puros genios de la talla de Mike Bordin y Robert Trujillo quienes de ser la base rítmica de Ozzy durante años, ahora se convirtieron en el motor del peso de este nuevo jefe, Jerry Cantrell. Porque el hombre la lleva toda el solo, está claro, aunque siempre se note que Layne es el recipiente de toda la inspiración y el aguante de Cantrell, sin ir mas lejos sólo diremos que el disco está dedicado a su memoria. ¿Por qué se tomo la decisión de cercenar este álbum y convertirlo desde sus originales 25 canciones a solo 14? Seguramente porque optaron por no aburrir, teniendo en cuenta que muchos de los temas que no aparecen se extendían por mas de 7 minutos como lo fueron las "perdidas tomas" de cosas como Profalse Idol. Igual no pasará mucho tiempo para que podamos escuchar las otras 11 composiciones.

'Solitude' es otra bella y tortuosa melodía, que sigue con lo acústico y siendo el primer tema en que se escucha la voz de Jerry mas frágil y alejada de su entonación a la Alice in Chains. Esa es su voz, aunque se percibe que en la mayoría de las ocasiones fuera otra voz la que fluyera por su garganta, al del ya muy nombrado "innombrable". Cosa que se sigue sintiendo, una personalidad propia (mucho mas que en "Boggy Depot") en la voz cantante de 'Mother's Spinning in a Grave', armonías finamente plasmadas con un multi-track vocal y un solo deslumbrante, puro peso y onda... bueno onda grunge. ¿Qué es esto si no es grunge? Si este talentoso Jerry Cantrell no es uno de los arquitectos del modelo Seattle Grunge, o de la música del Northwest en los '90, entonces quién es? Son pocos los innovadores y él sin duda es uno de ellos. Luego del peso específico de 'Hellhound' llega la tonalidad media country-western de 'Give it a Name', sin ser una balada acústica es un tema que resuena como la vibra del "Jar of Flies" o del Unplugged si quieren también. A estas alturas está claro que casi todas las bandas de hard rock contemporáneas, desde los veteranos Stone Temple Pilots hasta los noveles Gosdsmack, Staind o Days of the New, o mejor y/o peor, Tantric... todos le deben un par de cheques a Alice in Chains.

'Castaway' es otra que sirve de medicina para aquellos que aún no se reponen de lo del deceso de Layne Staley, al mismo tiempo que sirve como un recordatorio que Alice in Chains "no va mas", porque cuando se muere un Kurt Cobain, que pareciera estar tocando en esta canción con esas guitarras de radio Friendly Unit Shifter, no existe Nirvana y sin Layne no existe AIC. Perdonen por ser tan repetitivo en esto pero es imposible no recordarlo. 'She was My Girl', que también aparece en la banda sonora de Spider Man, es más liviana y arriba, un hit single sin duda. Ahora que la niebla del olvido se empieza a disipar, llegan tres temas más, sin contar la ya mencionada 'Spiderbite', que son la brutal 'Chemical Tribe', 'Locked On' y la que cierra, 'Gone'.

¿Qué vemos finalmente? un nuevo álbum, una actitud diferente y fresca, la de un maestro que se supo zafar de la maldición de Alicia en Cadenas, un tipo que hace música porque lo pone feliz y eso se nota al verlo sobre el escenario, radiante sonrisa y ganas de pasar por todo esto de nuevo. Un nuevo disco, otra apuesta para el futuro. Gracias Jerry por no construir una muralla de incomunicación entre tu persona y nosotros, por perseverar y soportar la presión... o la prisión... esa que nos bancamos internamente. Seguimos siendo prisioneros y encontrándonos encadenados ya que el hombre solamente puede liberarse en su imaginación y en sueños. Y así Jerry Cantrell se "zafa", componiendo otro puñado de buenos temas, mejores y más focalizados que los de "Boggy Depot".

Alfredo Lewin

Contenido Relacionado