33

Crettino - 33

2018. Autoedición

Pese a que el periodista Jean Philippe Cretton es más conocido por su carrera televisiva (esa que incluye ciclos en el programa “Mentiras Verdaderas” y un paso por la ex estación del angelito), también está su vinculación con el mundo de la música, junto a su banda Rey Puesto. Lo cierto es que ambas vías en la vida de Cretton son paralelas y hasta ahora, no existía un punto de comunión. Hasta ahora, claro, con su debut en solitario, “33”, que lo lanza bajo el alter-ego de Crettino.

Decididamente un disco conceptual, en “33” Cretton se deja llevar en un viaje lisérgico y psicodélico en el que aparecen seres de otro plano para, en el fondo, retratar sus penas y frustraciones. Por ejemplo, en ‘Ya no hay vuelta atrás’, el autor canta “soy real a lo que pienso/soy real a lo que siento/soy real/soy lo que soy, no hay más”, sobre un exquisito arreglo de guitarras mientras otras voces se superponen a este “mantra”.

Y así, Cretton expone los que en ese instante eran sus frustraciones. “Firmaré de nuevo el contrato/para verme desaparecer” canta con una voz lánguida, bajo una base robótica y monótona, reflejando el estado de ánimo de Crettino en ese instante. Eso es, en este caso, ‘Venganza’: una canción que si bien habla de la frustración del personaje imaginario de “33”, también es fiel reflejo de lo que pasaba con el periodista durante una fase que él mismo definió en diversas entrevistas como oscura.

Sin embargo, “33” no es sólo Cretton en plan de dar escape a sus frustraciones. Inspirándose en el stoner rock y la psicodelia, el músico también logró dar coherencia a esta obra conceptual que se centra en el viaje espiritual de este personaje. Y esto, aparecen temas como ‘Monje iguana’ o ‘Abisal’, en el que las guitarras arrastradas hacen lo suyo mientras la voz de Cretton canta firme el paso de su alter-ego. Definitivamente, se trata de un álbum interesante que tiene los ingredientes necesarios para destacar, a pesar de ciertos excesos en los que cae el músico a la hora de presentar esta aventura de características espirituales-cósmicas.

Felipe Kraljevich M.

Contenido Relacionado