Borknagar

Borknagar
1996. Malicious

Cuando a comienzos de los 90's la explosión del black metal estalló en Europa, el ruido se hizo sentir en todos los rincones del planeta y en torno a muchos personajes se crearon mitos y leyendas. De todas esas cenizas nació una súper banda con miembros muy conocidos dentro de aquella escena y está claro que cuando armas un rompecabeza con las piezas claves, el éxito no se hace esperar.

Así nace Borknagar con la idea de su mentor Øystein G. Brun en guitarras, quien reunió al fallecido Grim en batería que alguna vez tocó en Immortal, Infernus en bajo quien participa en Gorgoroth, Ivar Bjørnson de Enslaved en los teclados y Garm (Ulver, Arcturus) en voces. El golpe es directo y bastante fuerte. La energía del black metal con tono vikingos hacen de esta placa lo más refinado dentro del movimiento nórdico en muchos años. Es cierto que con el tiempo Borknagar ha sufrido varios cambios en su formación, solo G. Brun permanece como miembro original, y hoy en día la inclusión de Vintersorg y Aesgir Mickelson han transformado al grupo en un compendio más vanguardista, muy ecléctico y de mucha calidad.

Este primer disco es muy crudo y visceral, es de adentro, es la frialdad de la región nórdica, es la melodía propia que solo los verdaderos vikingos saben hacer, es poder supremo, es matiz y variación, es emoción, es dolor y oscuridad.

Todo comienza con 'Vintervredets Sjelesagn' un corte que no puede ser más exacto y extremo. Es la pasión hecha música, el poder con esas guitarras y batería a mil, si esto no es black metal, no sé realmente que podría serlo. Lo más puro y selecto. Melodías que se entrelazan con la rapidez musical, en la parte de los solos cae el martillo de la majestuosidad. Tema muy representativo de lo que era la época en ese entonces. 'Tanker mot Tind (Kvelding)' es una marcha instrumental a cargo de Bjørnson y Grim, que refleja el sentir folklórico y guerrero del disco. 'Svartskogs Gilde' continúa con esa melodía triste, pero que después se torna extrema y es que tampoco te da respiro alguno, aunque el carácter melódico nunca deja de estar presente. 'Ved Steingard' es otro instrumental, ahora más calmado y con una atmósfera más ambiental, guitarras electroacústicas marcan la pauta. Hasta ahora sentimiento y melodía se hacen sentir con supremacía. ' Krigsstev' sigue la instrumentación ahora acompañada con unos coros limpios de Garm y el parecido con Ulver, el antiguo es inminente. En el fondo este disco recolecta lo mejor de Immortal, Ulver, Enslaved y Gorgoroth... Qué estilo más tremendo y soñado por muchos.

'Dauden' es uno de los mejores cortes creados en la historia del black metal nórdico. La dualidad vocal que ocupa Garm aquí en majestuosa, su voz limpia y profunda es un fiel retrato de la oscuridad noruega. La batería se luce y para que decir de las guitarras que recurren a varios cambios y matices, melodía, folclor, atmósfera y sentimiento melancólico marcan el patrón de conducta en este tema. 'Grimskalle Trell' sube la intensidad y lo transforma en black metal puro con variados cambios en la parte melódica. La fuerza y la furia no se hacen esperar. 'Nord Naagauk' otro instrumental que baja radicalmente las revoluciones, los sonidos de caballos y gritos de animales endulzan esta pieza. Sin embargo con 'Fandens Allheim' todo comienza tan calmado y bello, hasta que de un segundo a otro se desata la más terrible tormenta negra que no tiene compasión alguna, más todavía contra cualquier cristiano que se atreva a cruzarse.
Para terminar 'Tanker mot Tind (Gryning)' es otro instrumental que apaga esta pieza clásica, referente obligado para cualquier persona que quiera ver retratado el black metal melódico con solidez y fuertes raíces a la naturaleza. Pues es la mezcla perfecta del grim y la melodía bien hecha.

Claudio Torres

tags

Contenido Relacionado