The Blues Is Alive and Well

Buddy Guy - The Blues is Alive and Well

2018. Silverstone Records

Cuando Buddy Guy tenía 6 años armó su primera guitarra. O lo más cercano a ella. Era una lata con un agujero y unos alambres, según ha contado él mismo. Es el propio músico, emblema y leyenda viviente del blues, quien ha relatado que un desconocido que pasaba por fuera de su casa lo vio tocar ese protoinstrumento y le dijo que le compraría una guitarra de verdad. De ahí en adelante, Guy y las cuerdas nunca más se separaron. El músico, hoy con 81 años y demostrando que la edad no es impedimento para continuar en esa senda, editó un nuevo trabajo, “The Blues Is Alive and Well”. La obra, inyección de vida  para su preciado estilo, cuenta con todos los clichés del músico: invitados de lujo (Mick Jagger, Keith Richards y Jeff Beck), solos puntiagudos y referencias a la buena vida.

Y hacer un disco blusero, con la guitarra como eje principal, en pleno 2018 es un acto de rebeldía. En junio de 2017, el Washington Post mataba el instrumento con un artículo desesperanzador: hablaba sobre las bajas ventas del instrumento fundamental del rock and roll y su falta de presencia en la actualidad. Para añadir una agravante, este año, Gibson, marca icónica del instrumento, se declaró en bancarrota. A ello sumarle algo ya retocado: el pop le lleva bastante delantera a los géneros rockeros hoy día. Malos tiempos para el rock. En ese contexto aparece Guy con sus riffs inmortales.

Así, el disco parte con ‘A Few Good Years’, canción de tempo lento donde el músico  resume sus días pasados para luego decir “Unos buenos años/ Es todo lo que necesito en este momento”. El solo, como el género manda, son pequeños cantos lastimeros que van apareciendo en el medio del track, como pinceladas que buscan trasladar al auditor a ese Estados Unidos de la década de los cincuenta. ‘Guilty as Charged’ aparece con cadencia reconocible y otorga ritmo bailable. ‘Cognac’, oda a una de sus tragos favoritos, es una de las mejores. Jeff Beck y Keith Richards entregan sus toques guitarreros para hacer de la canción una fiesta. Guy aprovecha de recordar a uno de sus colegas, tal como en el disco anterior: “Si el difunto Muddy Waters estuviera aquí bebiendo con nosotros, esa botella se habría ido diez veces”. La homónima del disco carga secciones de vientos, con Guy entregando su voz en estado profundo. ‘Blue No More’ cuenta con el aporte de James Bay cantante británico de 27 años. ‘You Did the Crime’ trae a Mick Jagger en la armónica, mostrando el lado más blusero del cantante de los Rolling Stones. El corte es una joya macerada en algún destilado sureño. ‘Ooh Daddy’ tiene ritmo de boogie y ‘Somebody Up There’ porta similitudes con Hoochie Coochie man de Muddy Wates.

Hay géneros que viven por su legado añoso, independiente de sus exponentes. Como el punk o el mismo rock. Y el inagotable e influyente Buddy Guy nos regala, en pleno 2018, un recuerdo directo: ¡El blues sigue aquí y vive bien!

Juan Pablo Andrews

Contenido Relacionado