Yellow & Green

Yellow & Green

2012. Relapse

 

Guerra al continuismo. En sus nueve años como banda, Baroness nos ha demostrado que cada incursión en estudio es un completo viaje sin retorno. Poco importaron las conjugaciones con el boom sludge metal y las firmas creativas presentadas dentro del circuito de Savannah para el “Red Album” (2007). Menos, los excesivos debates con “The Blue Record” (2009) recién lanzado y que levantaban la tesis de que estábamos ante los “nuevos Mastodon”. Por fortuna, al aterrizar en estos dos descollantes universos escritos en “Yellow & Green” nos percatamos de la importancia del mérito por sobre la expectativa.

 

Pese a presentarse bajo el prisma de un disco doble y cumplir con la paleta de colores que han vestido el trío de entregas del  cuarteto, “Yellow” y “Green” son dos universos paralelos regidos en el aprendizaje adquirido por John Baizley (frontman) y que lo tienen convertido en un brillante creador de emociones. El primer tramo del “disco amarillo” suelta su cara agresiva. ‘Take My Bones Away’ martilla neuronas con un set de acordes, llenos de inmediatez, en los que enfatizan su deuda con Queens Of The Stone Age. Por algo fue elegida como el primer sencillo. Y vaya que funciona.

 

A partir de ‘March to the Sea’ comienzan a rebrotar los frutos de la inspiradísima dupla que ilustran Baizley y Peter Adams en guitarras y voces. En el track tres del “Yellow Album”, la rotundidad rítmica es una llamativa recuperación entre la pesadez de Melvins y Lynyrd Skynyrd. El punto de quiebre lo proporciona ‘Little Things’, aquí Baroness comienza a liberar, sin complejos, sus aspiraciones actuales y un puente de estilos en el que pueden dirigir su rumbo artístico, si se lo proponen, hacia temas con melodías estrictamente pop.

 

El viaje adquiere ribetes épicos con ‘Twinkler’, bella balada acústica que perfectamente podría haber sido un outro de “The Blue Record”. Minutos después, caemos rendidos con el funk psicodelico de ‘Cocainium’ para luego pasarnos a un completo golpe de efecto y quizás la composición más llamativa del episodio amarillo: ‘Back Where I Belong’, art-rock puro e hipnóticas notas que demuestran la fuerza que posee Pink Floyd en esta nueva etapa del cuarteto. Apasionante lectura.

 

Si Mastodon admite su admiración hacia instituciones del rock de Seattle como Alice In Chains por sus lúgubres atmósferas y líricas, en ‘Sea Lungs’ podemos presenciar una suerte de culto hacia el proto-grunge de visionarios de la talla de Skin Yard. Melancolía, crudeza en acordes y un break oportuno que enaltece aún más el orden del repertorio del primer disco.

 

Quizás, una producción más cristalina hubiese transformado a ‘Eula’ en una rotunda power ballad de estadios. El tema tiene todos esos condimentos. Ahora, hilando fino, la decisión de mantener en consolas a John Congleton (Explosions In The Sky) se justifica con creces solo a partir del “Green Album”, un dossier, a minutos, preciosista de canciones pero difícil de asimilar a la primera escucha.

Tempos en bajada y la adopción de una válida transición son algunas de las coordenadas que propone esta segunda parte. Es acá cuando Baroness explora todo tipo de texturas sin aprehensiones. De hecho, llega a ser un poco esquizofrénica la falta de conexión en los temas. ‘Green Theme’ y ‘MTNS (The Crown & Anchor)’, sugieren admiración hacia el post rock. Entretanto, en ‘Board of the House’, Baroness escribe su primera creación completamente de pop rock. Mogwai y Radiohead son grandes ejemplos al punto de contextualizar las miradas del grupo en este periplo. También, vale la pena resaltar la pegada de ‘The Line Between’, aventura que, en estructura, retrae a los buenos tiempos de la movida alternativa noventera americana (Jawbox, Fugazi).

 

Lejos de escribir un ejercicio facilista para ganarse a las masas, Baroness apela al riesgo y quiebra los moldes de la escena que los vio nacer con un disco de fuerte orientación melódica y diversos contenidos. ¿Cómo reaccionarán sus fans? Eso es cosa de criterios. Nosotros, aplaudimos la jugada.

 

Francisco Reinoso

tags

Contenido Relacionado