True North

True North

 

Epitaph. 2012.

 

Dicen que la ira es sagrada y en el caso de Bad Religion, dicha sentencia cobra aún más fuerza. “True North” encuentra a los californianos en su enésimo examen de vigencia, conducidos por el descontento que nutre la mirada coyuntural de dos astros acostumbrados a jugar de memoria. Es cierto que Brett Gurewitz (guitarrista) había avisado la intención de volver a la fase más hardcore de capítulos como “No Control” (1989), inspirado en su fascinación por “All Or Nothing” (2012) de Pennywise, pero bien es sabido el peso de su socio Greg Graffin, a la hora de aterrizar dicho entusiasmo y ponerlo con el contexto de la evolución natural escrita por la banda en los últimos 11 años.

 

Es por esto que “True North” resulta ser el mejor de los escenarios para cualquiera que apueste a la continuidad del saludable caudal creativo construido por la dupla Gurewitz-Graffin. La fructífera alianza de mundos opuestos que logran firmar en conjunto 16 canciones capaces de prevalecer el punk de manual sin perder la sutileza del pulso intelectual que ha mantenido a Bad Religion por sobre sus pares durante más de 3 décadas.

 

Si algunos momentos en “The Dissent Of Man” mostraban el tránsito de la banda hacia el rock de estadios o acordes con acento americana, temas como ‘True North’, ‘Land Of Endless Greed’ o la feroz ‘Vanity’ presentan lo contrario: estructuras simples, a la vena, propias de vértices de su catálogo como “Suffer” (1988) y memorables coros; ‘Fuck You’ sigue con la receta más agresiva que los californianos hicieron propia en sus inicios y ahora rescatan con absoluto orgullo. Completamente al grano.

 

Para Bad Religion el equilibrio es todo. Esa capacidad de poder evocar el frenesí de antaño pero siempre logrando sonar cerebrales y sin obviar los contenidos. Por ello no debería descolocar a nadie un corte como ‘Robin Hood in Reverse’, airada protesta contra la codicia y corrupción que caracteriza a los componentes de la Corte Suprema en Estados Unidos; también es digna de destacar la armada de guitarras en ‘Dharma and the Bomb’, creación dirigida por Brett Gurewitz.

 

‘Hello Cruel World’ se para a mitad de camino entre los tempos pausados de “Recipe For Hate” (1993) y el aclamado “Stranger Than Fiction” (1994). ¿Maneja a pleno la herencia de ‘Infected’? Juzguen ustedes. ‘Past Is Dead’ es otro coloso de cambios vertiginosos y el más probable primer single oficial por su efectiva estructura (se lució en el reciente debut de la banda en el show de Jimmy Fallon).

 

 Pese a esos confusos anuncios de receso indefinido espetados por la banda durante el 2011, cuesta imaginar un futuro cercano sin el combo californiano. No tiene que ver con nostalgia, simplemente, hemos sido malacostumbrados a la excelencia, al menos con el lineup consolidado a partir de “The Process Of Belief”. “True North” no es más que la confirmación de un estatus que muchas formaciones admiran y envidian. El mentado propósito. Nada fácil.

 

Por Francisco Reinoso

 

Contenido Relacionado