Aunque les duela

Aunque les duela

2017. Bootboys Records

Merece una ovación de pie una banda como Curasbún, que imparte clase a nivel nacional e internacional en lo que a integridad respecta, no sólo para sus pares dentro de la facción más militante del punk, como queda claro con los veinte covers del reciente tributo "An American Tribute to the Third World" (una referencia en inglés al título de su debut, "OI! Desde el Tercer Mundo"), sino también para cualquiera que piense en la música más allá de los productos, como los discos o los conciertos, y la entienda también como una actividad llevada a cabo por personas. Es en ese aspecto donde el grupo se luce: la forma en la que han internacionalizado su carrera de forma paulatina y acorde a su estructura ideológica ha sido un proceso muy interesante de observar. Al contrario de lo que pasa cuando las bandas se expanden sólo porque hay recursos para hacerlo posible, pero no porque tengan algo que decirle a cada sitio al que llegan, Curasbún ha forjado relaciones significativas a lo largo de sus giras. En la vecina Argentina, por ejemplo, han trabajado codo a codo en campañas antifascistas tocando en vivo para que organizaciones locales recauden fondos.

"Aunque les duela" es el fiel reflejo de la actividad de un grupo que, en cada paso que da, establece su interés en los lazos humanos, en la cooperación. El disco está lleno de colaboraciones que establecen vínculos con gente de distintas esquinas. En primera instancia están los nexos con quienes comparten sensibilidad estética, personajes que a su vez llevan una lucha particular. Por ejemplo, Karol de Portaligas, una banda local y femenina de punk que, en sus propias palabras, se propone mezclar "sensualidad, discurso y rudeza". Karol participa en el cover de Gervasio 'Con una pala y un sombrero', así como en el tema titular, junto a Fabián de los nacionales Calibre 38, quienes se consideran primero un núcleo social, un grupo de amigos, antes que una banda. Torreja, líder de los clásicos 10 Botellas, también se hace presente en 'La ruta inversa', cuya letra, muy representativa de los ideales de Curasbún, habla de "los grilletes que compartimos los oprimidos".

Por "Aunque les duela" desfila, además, una nutrida lista de invitados extranjeros, todos afines a los valores que predican los anfitriones, pese a las distancias geográficas y culturales. Están las voces aguardentosas de los españoles Non Servium y de los canadienses Pub Night, el rock proletario de Núcleo Terco, el antifascismo de Urban Noise de Colombia, el streepunk de Suspenders de Bilbao. El despliegue de fuerzas no termina ahí porque Curasbún, en el afán de ampliar sus fronteras, sale del nicho y prueba suerte con Juan Sativo de Tiro de Gracia en 'Jauría'. Incluso van más allá de la música con la ayuda del Rey del Metro Cuadrado, el mismísimo Carlos Humberto Caszely, quien vuelve al canto en 'Camisetas al viento' declarando que "el fútbol moderno es nuestro enemigo". Y si alguien se pregunta qué hace un viejo crack metido en un disco de Oi!, basta con revisar su historia: se trata del hombre que no saludó a Pinochet y que apareció en la franja del No con su madre torturada por la dictadura y que más de alguna vez fue marginado de la Selección Chilena por sus colores políticos. Dime con quién andas.

Andrés Panes

Contenido Relacionado