Music from Another Dimension!

Music from Another Dimension!

2012. Columbia

Once años tuvimos que esperar para que Aerosmith desplegara, en un disco de estudio, una nueva artillería de canciones originales para el deleite de sus fans. Tras el irregular “Just Push and Play” de 2001 y “Honkin’ on Bobo” de 2004, que reunió un puñado de clásicos tradicionales del blues, la banda se había debatido en disputas personales, problemas de drogas e incluso rumores de separación. En 2011 y contra todo pronóstico, la agrupación volvió a las giras y comenzó con un nuevo proceso de composición para revalidarse como artistas vigentes, con nuevos bríos para enfrentar el futuro.

Fue así como se gestó “Music from Another Dimension!”, un trabajo muy esperado, que prometía devolver la frescura rocanrolera que parecía extraviada. Y efectivamente, el álbum cumple en cierta medida con esas expectativas. Sin ser brillante, Aerosmith se escucha como un combo rockero aceitado y sin las concesiones de carácter comercial que entrecruzaron sus últimos trabajos originales. Se convirtieron en una máquina de hits de tono baladesco, lo que de todas formas no está del todo erradicado, pero que termina pasando a un segundo plano.

El disco comienza de gran manera con ‘Luv XXX’, una canción hard rock con reminiscencias rhythm and blues, bastante en el tono en el que la banda se movió en la década de los ‘80, aunque un poco más sucio. Con ‘Oh Yeah’ revisitamos un rock and roll más tradicional, con un irresistible tufillo a cantina y una potencia bastante más controlada. Buen trabajo de Steven Tyler en las armonías vocales, con una potencia que parece estar intacta. Le sigue la desenfadada ‘Beautiful’, que presenta un interesante contraste entre la desfachatez de la estrofa, con algunos elementos más modernos en el sonido, y un estribillo recordable, coreable y con un tempo más pausado.

Tell Me’ es una balada campirana bastante simple, que se opone a los verdaderos himnos de estadio que la banda compuso en sus discos anteriores. Aún así persiste la capacidad de creación de melodías absolutamente audibles para un público masivo. Punto para Aerosmith. El contraste lo pone ‘Out Go the Lights’, con una sensualidad rock marca registrada, identificándose nuevamente con un sonido más festivo y ochentero.

Por su parte, ‘Legendary Child’ aparece como un track rock pop que presenta guitarras muy interesantes, sobre todo en las partes instrumentales, pero que en su globalidad se torna un poco predecible. La balada más tradicional aparece con ‘What Could Have Been Love’, siempre bien estructurada y arreglada, pero que tampoco logra sorprender mayormente. Posteriormente emerge ‘Street Jesus’, una interesante canción con algunos tonos funk, ritmos rockabilly y potencia hard rock que termina por convencer. Sin duda, uno de los puntos más altos el disco.

Luego Aerosmith nos sorprende con un dueto con la cantante country y ex ganadora de American Idol , Carrie Underwood. Una balada bastante “gringa”, muy bien estructurada e interpretada por ambos cantantes. Un potencial single, si el éxito masivo es a lo que se está apuntando, aunque no muy placentera. El rock and roll de carretera vuelve con ‘Lover Alot’, oponiéndose a una nueva balada titulada ‘We All Fall Down’, menos dramática que sus predecesoras, pero prescindible en un disco que contiene demasiadas canciones.

Acercándose al final, la identidad rock blues vuelve a aparecer con la irresistible ‘Freedom Fighter’, dando paso a una correcta power ballad como ‘Closer’. ‘Something’ funciona como una mezcla un poco más moderna entre una identidad folk y una canción rock pop, con melodías que rayan en lo etéreo. Otro de los buenos momentos del álbum. Para cerrar, Steven Tyler se despacha una soberbia interpretación de ‘Another Last Goodbye’, que posee delicadeza e intensidad, una mezcla bastante notable, considerando que se valieron sólo de un piano y de la poderosa voz del intérprete.

Claro, probablemente no es el disco de su carrera ni tampoco volverán a remecer la industria, pero “Music from Another Dimension!” es un correcto regreso, sobre todo porque la banda se reencuentra con esa identidad blues hard rock, que hace de la música de Aerosmith un imperdible dentro de la historia de la música popular.

Rodrigo Carvajal U.