Referencias Circulares

Ábrete Gandul

2018. Ábrete Gandul

Cuarto disco de la banda instrumental chilena, que en dos décadas de carrera, ha forjado un sonido particular en el contexto del rock progresivo y experimental, con referencias a las más importantes tendencias musicales de aquella rica tradición inaugurada a fines de la década 60. Ábrete Gandul se suscribe más bien, aunque con matices, en lo que se conoce como avant-prog, pues toma elementos del progresivo clásico, pero los une a sensibilidades más exploratorias, provenientes de grupos, por ejemplo, del Rock In Opposition, la escena de Canterbury, la Zeuhl Music y el jazz fusión.

Para esta nueva entrega, la agrupación llega conformada por Antonio Arceu en batería y wavedrum, Jaime Acuña en teclados y piano, Rodrigo Maccioni en flauta, efectos y guitarra eléctrica y acústica y Pedro Santander en bajo, a quienes se les unen los músicos invitados, Alfonso Vergara en clarinete, Paulina Mühle-Wiehoff en cello y Miguel Ángel Cortés en fagot. El resultado es una timbrística rica en tonalidades, colores e intensidades, en las que se fusionan de manera natural los instrumentos eléctricos con los orquestales. Es, además, a grandes rasgos, un trabajo de estructuras expansivas y nunca obvias, que es atrayente en el aspecto armónico y aventurado en sus melodías.

El disco deambula por paisajes de dinámicas adictivas y progresiones musicales en constante evolución, que sorprenden por sus cambios rítmicos y sonoros, que van desde el rock eléctrico sin apellidos al rock de cámara, que, de alguna manera, remiten a grupos como Univers Zero, Art Zoyd, Guapo o Miriodor. A su vez, los paisajes sonoros son de gran variedad a nivel subjetivo, yendo de momentos de misterio e introspección, pasando por otros de gran belleza lírica, hasta llegar a despliegues de potencia e intensidad rockera. 

Por otra parte, los títulos de las composiciones, pese a su obvia polivalencia, son decidoras a la hora de entender el mensaje que la banda ha querido transmitir con las “Referencias Circulares”. Sin duda, se trata de una crítica política fuerte, que con ingenio y espíritu sardónico, va generando un tejido conceptual unitario: ‘Diligencias pendientes’, ‘Realismo sin renuncia’, ‘Errores involuntarios’, ‘Arraigo nacional’, ‘Tango ideológicamente falso’, ‘Inconsecuencia natural’. Sin ser, por supuesto, un disco de protesta o que abarque la contingencia, Ábrete Gandul se hace parte de una realidad local y mundial, con un discurso musical certero y que, a través de los años, no ha hecho más que consolidarse como una apuesta única de rock de vanguardia de tradición y buena cepa.

Héctor Aravena A.

Contenido Relacionado