Se encuentra usted aquí

Guachupé: Seguir adelante, la única consigna

Guachupé: Seguir adelante, la única consigna

Con disco nuevo, la banda celebra 18 años
Jueves 14 Diciembre, 2017
Guachupé: Seguir adelante, la única consigna

Guachupé llega a la mayoría de edad en un momento espectacular. Tras muchas derrotas que curtieron la piel, los músicos cierran el 2017 con disco nuevo y una celebración en el Teatro Caupolicán, en que ellos son los dueños absolutos de la fiesta.

La labor del grupo santiaguino es fruto absoluto del trabajo. Su música llama a la fiesta y la celebración,destacando al mismo tiempo el profesionalismo en tanto punta de lanza de su ética. Lo dijo Alonso González de Santaferia semanas atrás ante el ninguneo de Álex Hernández, director del Festival de Viña del Mar, en que sugiere que la nueva cumbia chilena no se toma las cosas en serio y por eso no han llegado a ese escenario. Robinson Acuña, guitarrista de Guachupé, asegura que no se siente parte total de aquel movimiento, pero ha compartido cartel con ellos, asegurando que “todos los logros no se habrían logrado si se estuviera tonteando”.

Las palabras de Acuña son de un veterano de varias batallas. Su banda nació a fines de los 90, cuando los sellos multinacionales estaba en una fase terminal. Como en todo camino incierto, el afianzamiento costó. "Hicimos la carrera larga. Cuando nos juntamos, nos topamos con una transición en la industria de la música. Pensábamos que iba a llegar alguien, le íbamos a pasar el disco como a un ángel (risas) e iba a pasar todo de una... Los primeros ocho años, en que cada uno de nosotros terminaba sus carreras universitarias, tratamos de ir hacia adelante, creíamos en lo que teníamos", recuerda.

Mucho tiempo después, Guachupé goza de un sitial privilegiado. Su presencia en vivo augura un jolgorio seguro, una catarsis abrazada en el ska y la pachanga, entrelazado con relatos de vida común, una ecuación que les ha traído reconocimiento y una base envidiable de fans, por su cantidad y compromiso con ellos, que se ha visto en camisetas, tatuajes y ¡bufandas! en su honor. “Hay una cosa de cercanía con la gente que ellos lo valoran. No es que nosotros seamos una sofisticada banda de cumbia, ni huevones que sean ícono. De alguna manera la gente se refleja en la banda, y eso no sólo tiene que ver con lo personal, sino que también con el empaparse de los valores que tenemos. Es algo un poco inexplicable”, afirma Acuña sobre el cariño profesado a él y sus compañeros, a la usanza de una hinchada de fútbol que despierta en cada concierto con banderas y gritos propios.

- ¿Han temido que la fórmula se pueda agotar?
- Uno a veces piensa, como que te topai varias veces con las mismas bandas y tú dices 'Chucha, ¿cómo la gente no se aburre?'. No se aburre de algo que se volvió un estándar. Nosotros no somos una banda de cumbia, sí tenemos algunos temas que están ligados a eso, pero no es que nosotros sacamos la bandera de la cumbia.

Por estos días, Guachupé está enfocado en su reciente trabajo discográfico. “La vuelta por un día” es el inicio de un proyecto con 18 canciones, cuyas seis primeras se publicaron hace unos días. Un golpe de timón si pensamos en su antecesor, “El club del amigo”, contó con mucho más material. “La primera gran reflexión es que en el disco anterior grabamos 14 canciones. Invertimos mucho tiempo en grabarlas y en la práctica sólo tocábamos la mitad... la primera reflexión fue hacer un disco más corto… La gente privilegia la instantaneidad, el single y las canciones que lo acompañen. Mejor que vayan pocas, unas 5 o 6. Lo hace más accesible a la gente”, argumenta el músico, describiendo que en el contenido, "Si bien hay canciones que siguen la línea de Guachupé, llevando el ska y lo bien pachanguero arriba, también hay unos temas medio mexicanos".

“La vuelta por un día” será presentado el 21 de diciembre en el Teatro Caupolicán, un recinto conocido pero al que por primera vez será sin invitados. Un desafío de alto calibre y una prueba de fuego para ellos y sus fanáticos. Pero hay más, ya planifican el 2018 con una parada internacional: Cosquín, el festival argentino al que regresan tras diez años. Un carnaval más que merecido.

Jean Parraguez

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado