Se encuentra usted aquí

Calostro: “El cómo vives también influye en lo que creas y en cómo creas”

Calostro: “El cómo vives también influye en lo que creas y en cómo creas”

Las pasiones y gustos del músico nacional
Miércoles 19 Abril, 2017
Calostro: “El cómo vives también influye en lo que creas y en cómo creas”

Recientemente, Calostro editó “Árboles De Vidrio Esquirlado”, una de sus placas más experimentales -y amables, según sus propias palabras. En el contexto de éste, su séptimo disco (contando las recopilaciones de demos y rarezas “Partículas de Polvo” y “Alazán”) conversamos con este escurridizo cantor de lo ídem, asiduo devorador de libros, discos y cómics.

- ¿Cuál fue tu primer acercamiento a componer música? ¿Cuál fue tu primer instrumento?
- Siempre me ha gustado lo de crear. Me gustaba mucho armar historias y dibujaba tonteras. La música llegó de manera natural. Ya en el liceo, estuve en el único de veinte cuartos medios que tenía música. Ahí hice las primeras canciones en serio, que encontraba bien malas, por lo que siempre fui super reservado mostrando lo que hacía. Componer es un proceso personal e íntimo para mì. Mis primeros instrumentos fueron, cuando chico, una batería que me armé con un cajón de cebollas y una serie de cachivaches (tarros vacíos de betún, ollas rotas) que hacían ruido, y una guitarra de juguete, de esas que tienen una sola cuerda que da la vuelta y que son imposibles de afinar. Le hice una canción a mi perro con esa. El primer instrumento real fue una guitarra usada (me costó treinta lucas el año 96), que compre gracias a mi papá en un local de instrumentos en La Palmilla, Conchalí. Fue a los quince años. No sabía tocar. Fui aprendiendo de oído, y con la ayuda de algunos cancioneros Antiyal.

- ¿Te consideras un cantautor?
- No lo sé. Si la definición tiene que ver con ser autor de canciones, supongo que lo soy, aunque me siento más como un cantor, como alguien que canta a cosas. No se si los cantautores me considerarán parte de su gremio. Hago canciones porque necesito hacerlas, porque es una de las formas que tengo de comunicar algo.

- ¿De dónde vienen las canciones del nuevo disco?
- El 2015 grabé un disco en vivo con Pablo Muñoz, que no lanzamos hasta noviembre del 2016. En todo ese tiempo estuve con mucho trabajo (del remunerado) y poco tiempo para armar canciones, pero siempre que tenía una ventana iba grabando ideas. En enero de este año tuve unos días y revisando estas grabaciones vi que habían cuatro que duraban un minuto. De ahí pensé que podía armar algo con eso. Me acordé del manifiesto que aparece en el “Commercial Album” de los Residents, y me hizo completo sentido que una canción pop durara un minuto. Está toda la estructura ahí. A partir de eso trabajé los temas y las letras en forma más o menos paralela. En un fin de semana grabé todo en un portastudio, y por el miedo a que esto también quedara guardado o demasiado tiempo congelado, lo liberé, sin pensar mucho en los post procesos (que por lo demás, son caros). En cuanto a las letras, partí trabajando en base a recuerdos específicos. Anoté en hojas sueltas cosas que me habían pasado que se relacionaban con emociones o amor, en el sentido amplio, y de ahí salieron las letras, de episodios de los que me fui acordando, cosas del colegio, del liceo, personas que medio había olvidado, personas que ahora están conmigo y que cuando escribes de ellas las ves de otra manera . Una parte de mí, la ambiciosa, quería hacer un cruce entre Magnetic Fields y sus “69 Love Songs” y el “Commercial Album”, haciendo 29 temas de un minuto. Fracasé, pero quedé tranquilo con el resultado final.

- Siempre ha habido mucho de poesía y mucho de narrativa en tus letras. A la luz del Nobel otorgado a Dylan, ¿Hay mejor literatura en los libros o en la música?
- Siendo un fan de los cómics, la literatura y la música, me daría un poco de pudor ponerme en un lado u otro. Creo que son medios distintos con una lógica distinta, cuyo punto en común es la comunicación o  la expresión de una idea o de una emoción. La música ha sido para mucha gente ligada a las letras una trinchera. Pienso en Cohen y en Dylan o en Patti Smith como escritores o poetas que encontraron su papel y su tinta en lo musical, o músicos que han explorado sus capacidades narrativas en el papel o en el cine, por ejemplo. Creo que la buena literatura es independiente del medio, hasta lo trasciende.

- ¿Y cuáles son tus libros, comics y discos de cabecera?
- En caso de emergencia, o de que tuviera que huir con una sola maleta, tendría estos a mano:

Libros: “El Lenguaje Perdido de las grúas”, de David Leavitt, “2666”, de Roberto Bolaño (y metería “Los Detectives Salvajes”, para terminar de leerlo), “Neuromante”, de William Gibson, y cosas de Carver, de Paul Auster. Y cómo no, siempre vuelvo al “El Señor de los Anillos” de Tolkien o a sagas que me gustan. Obvio que me voy a arrepentir mañana, o se me van a ocurrir más cosas.

Comics: “Sandman”, de Neil Gaiman, que es mi biblia. Bueno, casi todo lo de Gaiman. “El Eternauta”, de Oesterheld, lo encuentro brutal. “Corto Maltés”, de Hugo Pratt. Un autor con el que rayo es con Brian K. Vaughan. Tiene, entre muchas cosas, tres títulos que son excelentes: “Saga”, “Paper Girls” (las dos más o menos recientes) e “Y, el Último Hombre”. Alan Moore es otro que si no menciono, me va a penar. Obvio que me voy a arrepentir mañana, o me voy a acordar de más cómics.

Discos: Si tuviera que elegir cinco, a la rápida, serían: el “Philophobia” de Arab Strap, el :Dots and Loops” de Stereolab; el :Mermaid Avenue Vol. 2”, de Billy Bragg y Wilco; el “Wonder Wonder” de Edith Frost, “El Canciones de Patria Nueva”, de Ángel Parra, y el “Grandes Éxitos”: de Leonard Cohen. Me acabo de dar cuenta que elegí seis. Obvio que me voy a arrepentir mañana, cuando abra la maleta con los cedés.

- Y respecto a tu nuevo álbum, hay harto de experimentación en él, en comparación con tus trabajos anteriores, ¿qué es lo que te llevó a probar nuevas formas?
- Siempre me ha gustado experimentar con las formas y con las limitaciones al momento de grabar o componer. La primera limitación autoimpuesta en “Àrboles…” fue el tema de la duración y de la estructura. Los instrumentos que usé fueron los que tuve disponibles en la pieza donde me encerré a grabar por dos días. Para las bases usé una PSP  (consola de juegos) con un secuenciador y un Kaosscilattor. Tuve disponible un reverb con octavador que daba un sonido muy bonito y mi novia había comprado hace un tiempo un piano electrónico. Dispuse todo sobre la cama y al momento de ir armando los temas en un cuaderno, fui usando las cosas que tenía, armando por pista, grabando haciendo lo posible por no borrar (siempre le he tenido cariño a las primeras tomas, a acercar lo más posible la grabación al proceso de creación). Igual lo siento un disco más tradicional que experimental, con un sonido incluso más amable en ocasiones que en mis discos anteriores, que en su mayoría (bueno, todos excepto el “Antología”) fueron grabados en condiciones precarias.

- ¿Cómo ves las posibilidades de compatibilizar música y trabajo, sin dejar la música como hobby y sin morir de hambre en el camino?
- Siempre he dependido de un trabajo para subsistir, y no se si podría haber creado de la misma manera si hubiera nacido en cuna de plata y no tuviera que preocuparme por llegar a fin de mes. Pero sí tengo que llegar a fin de mes, como casi todos, por lo que compatibilizar el deber con el querer es ya algo común e indispensable si se quiere conservar esos pequeños bastiones de cordura tan necesarios. Al final, el cómo vives también influye en lo que creas y en cómo creas. Subsistir es lo primero, la familia y los amigos es lo que viene y la música llena el resto de los espacios. Si existiera la posibilidad de vivir de la música, en esa utopía de que el trabajo y la pasión fueran lo mismo, creo que no lo dudaría.

- ¿Cuál de todas las muertes en el mundo de la música recientemente ha sido la que más te afectó?
- La de Ángel Parra me afectó mucho. Crecí con sus discos, siempre fui un admirador de su arte y de su postura como creador. El grueso de su obra es una maravilla. La oportunidad que tuve de hablar con él fue en una Feria del Libro, donde estaba solo en un puestito con sus textos. Obviamente me tupí entero, pero hablamos harto. El también había vivido en Llay-llay. Me queda de recuerdo una foto con los ojos chinos de felicidad y un disco con su autógrafo.

- ¿Qué piensas del streaming, de Soundcloud, Spotify? ¿Son realmente importantes para un artista independiente? ¿Son herramientas para erradicarlos lentamente del planeta?
- Tengo sentimientos encontrados con el streaming. Por un lado, es una oportunidad, de llegar a más gente, de tener tus cosas disponibles en plataformas que la gente usa. Por otro lado, es más de lo mismo. Es la respuesta de un organismo enfermo, el mercado de la música, ante la debacle económica. al igual que con el streaming de películas, es poner la lápida en la música como objeto, como bien de consumo (estás pagando por acceder, no por tener, lo que igual es super loco) ¿Qué gana el músico poco conocido con el streaming? Prácticamente nada, a menos que seas un mega famoso, pero ser mega famoso no es gratis. Un artista independiente de mil va a ser relevante en este mar de canciones comprimidas, porque esto funciona como en las librerías, donde las editoriales pagan por espacio de vitrina, para vender sus productos. Me enferma que desde todos los flancos se quiera normar o controlar el acceso de la gente a la cultura. Pasa con la música, los libros. Todo es mercado. Todo es plata. Los discos los financian los mismos músicos; al final son ellos los que mantienen un medio económico de productores, músicos de sesión, salas de ensayo, estudios de grabación. Los espacios para los músicos independientes en los medios como el streaming, o bandcamp, dan una ilusión de alcance que es completamente falso, que al final depende de las redes del mismo músico, y de nadie más. Por otro lado, antes mandaban los sellos, ahora creo que la sartén la tienen las productoras y las agencias de booking. No sé dónde terminará todo esto.

Nuno Veloso

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Discos Calostro Árboles de vidrio esquirlado 3 meses 2 semanas
Novedades Calostro Streaming: "Árboles de vidrio esquirlado", lo nuevo de Calostro 7 meses 2 días
Novedades Gepe, Lluvia Ácida y más participan en nuevo compilado de Jacobino Discos 10 meses 1 semana