Se encuentra usted aquí

Patadas Voladoras

Patadas Voladoras

Patadas Voladoras

Miércoles 01 Junio, 2011

2010. Diosestudios

Parte de la nueva generación de canta-autores que han surgido con fuerza en los últimos años en el país, el cantante, guitarrista y compositor chileno radicado en París hace algunos años, llega con su segundo disco, tras la edición de “Bang!” de 2005. Marcado a fuego por el rock nacional de los noventa –léase Los Tres, Carlos Cabezas-, pero también por artistas universales como The Beatles, Luis Alberto Spinetta y Violeta Parra, Rivas aparece como una verdadera rareza en el contexto musical de nuestro país. Además, son patentes en estas “Patadas Voladoras”, otras influencias que han enriquecido las canciones del también sociólogo y cineasta: Animal Collective, Grizzly Bear.

De este modo, el canta-autor regresa con un trabajo más maduro y lúdico que el anterior, equilibrando en dosis equitativas, lo orgánico-tradicional con algunos retazos de electrónica. La introducción con “El Solo de Tal” es un experimento electrónico festivo y rítmico, que toma de base el riff de “Day Tripper” de los fab four, para ir incorporando samples y solos de guitarra. Sin embargo, representa un punto de partida un tanto confuso, ya que no es el reflejo de lo que depara el disco en sus siguientes canciones.

De hecho, la sensibilidad folklórica de Rivas se hace patente en “Señorita”, una tonada animada, en la mejor tradición de la música popular chilena. Por otro lado, su timbre de voz y manera particular de enfrentar el canto, se unen con líricas de rimas ingeniosas: “Y va huyendo triste mi vida por tu ventana/ porque la luna con sus mentiras viene a buscarla/ Vino buscarla, si tirando fuego/ Y en vez de estrellas blancas/ traía lluvia y truenos”.

El lado espiritual de Rivas, se hace presente con una canción de la belleza melódica y lírica de “Las Almas”, mientras que la sardónica “Viejo Pascuero”, lo exhibe como un creador desprejuiciado y particular, que toma para sí elementos del rock clásico, por medio de una psicodelia liviana pero bien planteada. Por su parte, “Cuerpo F”, es otra perspicaz composición, más en la línea de autores del pop-rock latinoamericano, donde destacan arreglos instrumentales sui generis.

La fuerza del formato de canción, que Rivas ha tomado para sí con pasión casi artesanal, sigue presente en “Bala”. Nuevamente, el talento poético comprimido del artista, se ve reflejado en las letras que utilizan formas de la tradición literaria: “No dejar/ de sufrir por esa bala/ es mortal/ quema el cuerpo y seca el alma”.

El lado más cercano al pop electrónico, con reminiscencias en Depeche Mode y al Kraftwerk más digerible, se puede apreciar con fuerza en el impávido tema homónimo, donde la melodía recuerda al mismo Carlos Cabezas o, incluso, a Jorge González. Además, a medida que avanza, va mutando a una interesante exploración electrónica, con solos de teclados, beats, ruidos y samples, que se extienden a la bailable “Won Now”, que cierra el disco.

Un trabajo estimulante,  que muestra una sensibilidad distinta y específica en el contexto de la música chilena y que se suma, con su propia particularidad, a otros artistas que han trabajado en la canción de autor, tales como Gepe, Chinoy, Javier Barría, Fernando Milagros y Felipe Cadenasso. Sin duda, una generación, que por años luz, le da clases a la anterior, donde reinaba la sequía creativa, la apatía y el desencanto.

Enrique Millar

Tags: 

COMENTARIOS

Contenido Relacionado

Tipo Banda Título Hace...
Novedades Cuerpo F Cuerpo F compartió su “Disco Fantasma” 1 año 9 meses