Vanegas Blues – Cali Boogie

Perfil: Uno de los grandes del blues colombiano

Con reciente disco como solista y con su banda Vulgarxito, Jorge Luis Vanegas es un personaje laborioso cuando de tocar se trata. 

Dueño de una sensibilidad propia al interpretar la guitarra, Jorge Luis Vanegas es uno de los representantes de peso en el blues rock. Este artista proveniente del Valle del Cauca ha navegado en las aguas del blues por más de dos décadas. Su álbum más próximo se titula “Blues de mi ciudad”, una oda a la tierra que lo vio nacer. 

Jorge Luis Vanegas es un músico entregado a la noche, a su vértigo y el hechizo del riff; con sus seis cuerdas sabe transportar a los presentes por un rock n’ roll incandescente. Llegó a Bogotá a finales de los años noventa, y sin embargo constantemente recorre la geografía nacional con si guitarra al hombro y alguna buena historia para contar de vuelta. 

“Me enamoré del blues clásico norteamericano y de raíz, primeramente con las bandas de rock pesado como Sabbath, Deep Purple o imprescindibles como Hendrix, pero también soy un gran admirador del argentino Pappo”, indica Vanegas con tono calmo. “Cuando llegué de Cali a Bogotá se formó Vulgarxito, en un principio la banda tenía una postura más contestataria, usábamos maquillaje, y algunas letras tenían palabras fuertes. Había gente que se lo tomaba a bien pero en algunos círculos no era considerada como una banda grata”. 

Vulgarxito cuenta con siete álbumes de estudio, el último lleva por nombre “Memphis” y se grabó en la ciudad estadounidense de Nashville, por supuesto con Vanegas y sus acompañantes sumidos en la onda del blues, y el country que se respira en una ciudad reconocida por su fuerte actividad musical. Claro está que la impronta de Vanegas, su creciente amor por el blues, se ha extendido a dos trabajos solistas donde salta su vena bluesera con un apartado lírico que evoca a la región, a los sentimientos de infancia, a su experiencia artística. 

Vanegas-2.jpg

“Blues de mi ciudad” recibió el apoyo de la Gobernación del Valle. Lo merecía. Títulos como ‘Cali Boogie’, ‘Borojó’ o ‘De Univalle a Junín’ ilustran melancolía y emoción en la llamada “Sucursal del cielo”, con una banda descargando cohesión con espíritu de salvaje jammeo. Jorge Luis Vanegas destaca la importancia que tiene para él estar registrando constantemente material en el estudio. “Compongo a menudo, una idea viene de cualquier parte y solo basta estrujarla tocando fuerte para que se llegué a algún lado”. La diferencia entre Vulgarxito y Vanegas Blues resulta una línea cada vez más borrosa. “A veces no se dónde empieza una y termina otra” afirma Jorge. “Supongo que es cosa de si puedo estar con la banda o no, el feeling llega con el avanzar de un concierto.” 

Jorge Luis Vanegas se ha presentado en Argentina, Ecuador, México y en los Estados Unidos. “La gente en el extranjero sabe apreciar el blues. En Estados Unidos algunos los sintieron al pesado pero con un tono latino, algo que busco imprimir tanto en las letras como en la interpretación”. Recientemente Jorge actuó en varias oportunidades en territorio Azteca sumando shows a su vasta agenda. “Obviamente hubo shows mejores los unos de los otros pero la recepción en general fue favorable, es un público apasionado”. 

Hay sacrificio en esta prolongada carrera, una tendinitis ha venido afectando al músico, mermando las horas al día que puede dedicarse a la guitarra. “Tengo cuatro tendinitis, antes tocaba 14 horas, actualmente solo 2, para mi es como si no la tocase”, asevera. La ruta lo ha llevado a tocar en minúsculos bares situados en humildes municipios a también pararse en festivales de capitales con enormes audiencias al frente. La regla para él siempre es la misma, dejar hasta la última gota en escena. 

Su nombre no está grabado en hits radiales, ha sido la gente testiga de su arrollador performance la que lleva en el boca boca el mensaje. Cuando se libera, no puedes negar que este es un hombre que vive por la guitarra y cantar desde el corazón. Seguir en la carretera, tirar un buen solo y pasarlo bien con las canciones queridas. Con ello hay Vanegas para rato. 

Ricardo Suescún  

Contenido Relacionado