Primus - Una inusitada visita

El trío californiano realizará su primer show en nuestro país

El trío californiano, reconocido desde los años 90, finalmente se verá la cara con el público colombiano en el primer mes de 2019. “Ambushing The Storm” es el nombre de la gira  que presentará a unos referentes del más peculiar rock alternativo. 

Primus, nombre que a partir de los años ochenta pavimentó el camino para la gran carrera que se viviría poco después por encabezar las listas de ventas con nuevas formas musicales que rompieran lo establecido. Formado en California, desde la partida su líder, el bajista Les Claypool, se la jugó por el mismo formato power-trío de sus amados Rush; una banda que se rendiría a la exploración y explotación del bajo eléctrico. Un instrumento a menudo arrinconado dentro de la estructura del rock fuerte. 

La agitada corriente del thrash metal californiano ejecutado por Metallica o Slayer fue la cuna de Primus. El guitarrista Kirk Hammet fue compañero de colegio de Les Claypool, y en 1986 con la temprana muerte del bajista Cliff Burton, lo animó para que audicionara como su reemplazo en Metallica. El cantante James Hetfield manifestó que Claypool no se ganó el puesto en Metallica debido a que “era demasiado bueno para tocar con ellos”. Sin embargo Claypool ha declarado que fue su “pinta” lo que llevó a no ser considerado seriamente.  

Con su propia banda, Primus, el inquieto bajista se juntó con el guitarrista Todd Hurt en los primeros años pero fue hasta que encontró en Larry “Ler” LaLonde al sujeto ideal para su propósito. Los antecedentes de este último también estaban en el metal, con una participación en Possessed, grupo de culto dentro del metal extremo del Área de la Bahía de San Francisco. La alineación la complementó Tim Alexander tras la batería. Con algunos cambios son Claypool, LaLonde y Alexander los músicos que más tiempo han tocado en Primus y serán los que se presentarán en el Teatro Royal Center de Bogotá el 22 de enero. 

Primus-2.jpg

Mares de queso

Al igual que Jane’s Addiction debutó discográficamente con un trabajo en directo, Primus hizo lo propio en 1989: “Suck on This”, es un álbum compuesto por nueve temas capturados en vivo. Allí se puede apreciar la energía y creatividad de un trío que ha ido construyendo una formula propia. En este álbum hay canciones que se grabarían en discos posteriores como es el caso de la famosa ‘Tommy the Cat’ que apareció luego en “Sailing the Seas of Cheese” (1991). 

El primer disco oficial de Primus se titula “Frizzle Fry” (1990). Compuesto por 13 temas causó impacto por su acertada combinación de adictivo funk, un humor a lo Frank Zappa y ciertos elementos pop. Los sencillos ‘John the Fisherman’ y ‘Too Many Puppies’ entraron en la rotación de emisoras juveniles, y sus habituales presentaciones en el estado de California pronto les dieron renombre. 

La siguiente obra de Primus, “Sailing the Seas of Cheese”, salió bajo el amparo de Interscope Records marcando un paso mucho mayor en términos musicales y de impacto comercial. La banda comenzó a girar con intensidad convocando audiencias más amplias. Con tono oscuro y heavy llegó dos años después “Pork Soda”, uno de los puntos altos en su discografía sin necesidad de un productor o un estudio famoso para hacerlo. El austero pero cautivante videoclip para ‘Mr. Krinkle’ así como el himno alternativo ‘My Name Is Mud’ se desprenden de esta obra. 

Las agitadas corrientes musicales de mitad de los noventa no desalentaron a Primus de seguir metiendo la cabeza en el progresivo con un ímpetu muy groove. Claypool mojaba prensa por sus virtudes con el bajo, y el nombre Primus se resultó una carta segura en vivo: festivales como Lollapalooza u Ozzfest contaban con sus servicios y tanto Limp Bizkit como Alice In Chains giraron con ellos. Eran buenos tiempos. 

“Tales From The Punchbowl” (1995) alcanzó al igual que el álbum antecesor a meterse en los 10 primeros de Billboard. El canal MTV era una herramienta útil para exponer sus surrealistas videoclips como ‘Southbound Pachyderm’ y ‘Wynona’s Big Brown Beaver’. Cabe anotar que tanto humor les costó no ser tomados en serio por una parte de la crítica. 

El grupo empezó a experimentar una caída en su popularidad a partir de los álbumes “Brown Album” (1997) y “Antipop” (1999), los cuales no lograron los números deseados por su discográfica. Para entonces Claypool había hecho una familia y no deseaba girar contrario al guitarrista Larry Lalonde. El baterista “Herb” Alexander abandonó el grupo para ser reemplazado por “Brain” Mantia. El gran éxito de nombres influenciados por Primus como Incubus o Korn contrastaba con la situación del trío. En el 2003 se anunció una pausa indefinida. 

Captura de pantalla 2019-01-21 a la(s) 8.57.53 p.m..png

Coloridos chocolates 

Con el quiebre, la segunda mitad de la década pasada fue bastante quieta para el grupo hasta el anuncio en 2010 de un regreso a las pistas. “Green Naugahyde” (2011), “Primus & The Chocolate Factory with the Fungi Ensemble” (2014) y “The Desaturating Seven” (2017), han sido los trabajos más recientes. Los dos últimos manejan algún concepto: la reinvención de la banda sonora de la película de Willy Wonka y la Fabrica de Chocolate (1991) y un antiguo cuento infantil italiano, donde unos duendes van a la cacería de arcoíris. 

Primus ha desarrollado a fondo su idea del rock artístico, fiel a movimientos similares del progresivo de los setenta. Lejos de parámetros o trucos ensayados sus conciertos son una conjunción de material reciente con puntos clave de su historia bajo una intensa interpretación. Primus se mueve fluidamente en su campo sin importar cuán veraces o absurdas puedan ser sus líricas. Entre dos fuegos, ni el progresivo o el rock alternativo definen sus extraordinarias capacidades.  

Este show en Colombia resulta una visita inusitada. Nunca fue una banda programada por la radio colombiana ni abrazada por un nicho en particular. Más su ancha sombra sobre otras bandas populares y el culto entre quienes crecieron con sus canciones hará de Primus un espectáculo imperdible. 

Alejandro Bonilla Carvajal 

Artículo originalmente publicado en la Revista Rockaxis #24 

Contenido Relacionado