PEARL JAM

Pearl Jam Twenty
Va a pasar. En 30 o 40 años más, se va a hablar de Pearl Jam como una referencia obligatoria, y será de las pocas agrupaciones que marcó la historia del rock sin revolucionar mucho el aspecto musical. Pero justamente su gran legado está en todo lo que logró representar, por la vía de sus acciones y decisiones, no de sus singles ni los millones de copias vendidas.

Esa visión es la que quizás tuvo Cameron Crowe al momento de ponerse a disposición de los responsables de ‘Alive’, y dar forma a esta auténtica pieza de colección. En poco menos de dos horas, Crowe comparte con nosotros material que en casi su totalidad no había sido visto, impresiona con intensas entrevistas y regala momentos que desde hoy serán un tesoro generacional (como la tan comentada pero nunca vista imagen de Eddie Vedder bailando abrazado con Kurt Cobain, por dar el más potente de los ejemplos). Incluso con ese respaldo audiovisual (las exquisiteces que más golpean van básicamente hasta la época de Yield), el director de “Almost Famous” sostiene un mensaje inequívoco: esto no se trata de una interminable exhibición de grabaciones nunca vistas, sino de retratar a los Pearl Jam tal cual son.

El bastión de Seattle cuenta su historia como siempre han enfrentado su carrera: con honestidad y entereza, cumpliendo el sueño de quienes alguna vez derramaron lágrimas por sus ídolos pero también encantando a la gran masa y el espectador casual. Lo de Vedder, Gossard, Ament, McCready y Cameron (y todos los bateros hacia atrás) nunca fue unidimensional y no tenía por qué empezar a serlo ahora.

Contado cronológicamente, el recorrido de más de 20 años de carrera de los padres fundadores de este cuento (Stone Gossard y Jeff Ament) cuenta con todos los ingredientes exigibles a este tipo de ofertas: entretiene, emociona, te involucra con el relato y te sorprende a cada instante.

Están todos los que deberían haber estado. Pese a ser un poco avaro con sus bateristas (en especial Dave Abbruzzese y Jack Irons, cuyo toque y accionar tuvo mucho que ver con la dinámica interna del grupo), los propios tributados se exponen por completo, sin dejar fuera a Chris Cornell, Cobain, Neil Young y Andy Wood, generosamente presentado. Mejor aún: cada momento clave es puesto en paralelo con alguna performance en vivo, el marco en el cual Pearl Jam mejor se supo desarrollar y hacer entender. Casi todos los hitos del grupo que son rememorados en el propio documental tuvieron lugar en un escenario, y, afortunadamente, en la gran mayoría de los casos, hay imágenes de dichos instantes.

Hace mucho sentido que este documental se llame PJ20. Simplemente, porque esta banda es el doble de lo que era la banda del Ten. Esa que tenía canciones sonando en todas las radios, que en el aspecto comercial parecía ser el número más rentable de la industria. Hoy, quizás sin tanta repercusión, sumaron virtudes y valores que nadie llegó a imaginar 20 años atrás, y que no abundan en un negocio tan tentador como ha probado ser este.

Llegada la nueva década –o sea, la segunda mitad de la carrera del colectivo–, la película acelera el paso y no es mucho lo que se dedica a un periodo que supondríamos más relevante, que incluye su primera venida a Sudamérica y la vuelta del reconocimiento mediático para con sus dos últimos álbumes.

“PJ20” concluye acertadamente con los fans, el motor que movió todo. Y no porque hayan sido los millones de seguidores que Pearl Jam tiene los que sacaron adelante a su banda favorita. No tengo idea si los fans de los americanos son los mejores del mundo. Cómo saberlo. Pero sí sé que Pearl Jam es la banda que más hizo por sus fanáticos en todo el mundo, y al final del emotivo documental, se nos recuerda que esto no es otra cosa que un nuevo e inolvidable gesto de los músicos a su gente.

Que no quepa duda que “Pearl Jam Twenty” es más que ciento y tantos minutos viendo la historia de un conjunto de tipos admirables. Es, finalmente, tener esa conversación que uno siempre imagina tendría con su estrella favorita. Dicen que si conoces a tu ídolo, será inevitable que te decepcione. Esta obra de Cameron Crowe te hace creer que a estos tipos realmente los conoces, y que historia a historia, palabra tras palabra, cumplirán cada una de tus expectativas. Aunque no sea así; ese es el encanto de esta película, la cual entra directo a la canasta de imperdibles. Y ojo, que no hablo sólo de este año.

Juan Ignacio Cornejo K.


(A propósito de conmemoraciones, te dejamos con la entrada número trece en la cuenta regresiva que la banda está ofreciendo hasta el estreno oficial de "Pearl Jam Twenty": un video inédito para 'Thumbing My Way')