Once and Future Band: Escucha a los mayores

Californianos parados sobre los hombros de gigantes
Once and Future Band: Escucha a los mayores

Henry Rollins no es la clase de persona que uno se imaginaría escuchando rock progresivo, pero en su programa de radio, en el que selecciona personalmente todas las canciones, la leyenda del hardcore le dio su sello de aprobación a Once and Future Band, un cuarteto que suscita comparaciones con Yes y Genesis desde sus inicios en el 2013 como la unión natural de experimentados músicos de la escena de Oakland, California, cuyos caminos llevaban quince años cruzándose. Gracias a las dilatadas trayectorias individuales de sus integrantes y a lo clásicas que son sus visibles influencias, a veces sus canciones parecen el material recién descubierto de un antiguo grupo perdido durante décadas, aunque, con suficiente atención, también es posible detectar inclinaciones más actuales, diminutas partículas de hip hop y electrónica.

Once and Future Band debutó el 2014 con un EP llamado "Brain", aclamado críticamente en el pequeño círculo de enterados que supo de su existencia, suficiente espaldarazo como para que Joel Robinow (teclado, guitarra, voz), Raj Ojha (batería), Eli Eckert (bajo, guitarra, voz) y Raze Regal (guitarra) se pasaran los años siguientes puliendo su repertorio, tocando en vivo y afinando los detalles del disco homónimo que publicaron el año pasado en Castle Face, el sello del líder de los prolíficos Oh Sees, John Dwyer. La excelente recepción que tuvo "Once and Future Band", en el que se sumaron nombres como The Beach Boys, Electric Light Orchestra, The Beatles, Todd Rundgren y Queen a la lista de comparaciones, motivó la flamante reedición de "Brain" con intenciones de exponerlo a un público más amplio que en su estreno.

Aunque en su propuesta conviven muchas escuelas (ellos apuntan al pop de los sesenta y setenta, al R&B ochentero, al boom bap y al ambient), los medios que les han puesto atención se enfocan inequívocamente en sus raíces prog rock, de donde parecen venir el esoterismo y la grandilocuencia que mezclan con personales letras sobre amores fallidos. Consultados en la revista Glide sobre los ingredientes originales de su receta, los californianos plantean que "todos en nuestra banda tienen una relación distinta con Electric Light Orchestra y Genesis. Para nosotros, más que esos grupos, lo que importa es lo que representan. La sensación de estar en una montaña que Jeff Lynne pude inducirte con un acorde inesperado y que es algo que heredó de los Beatles. Las confesiones íntimas de Peter Gabriel envueltas en la gimnasia rítmica y melódica de Phil Collins y compañía. Esos elementos están arraigados en nuestro subconsciente".

Andrés Panes