MARK LANEGAN

Viaje a la oscuridad
MARK LANEGAN

Tras su última visita a nuestro país en 2010, mucha agua ha pasado bajo el puente en la carrera en solitario de Mark Lanegan. El ex Screaming Trees ha participado en bandas sonoras de películas y videojuegos y ahora regresa con “Blues Funeral”, su nueva placa de estudio. Un regreso que ya palpitamos y que confirma la vigencia de un músico tan inquieto como prolífico.

Por Rodrigo Carvajal U.

 

Cuando un tipo como Mark Lanegan lanza un disco en solitario, las expectativas generadas son múltiples, sobre todo porque detrás de él asoman los nombres de bandas como Screaming Trees, Mad Season, Queens of the Stone Age y un sinfín de colaboraciones. Más expectativa genera si en el horizonte se avizora un nuevo show del cantante en nuestro país (12 de abril en el Centro Cultural Amanda), ocasión ideal para ver en vivo un repaso por toda su carrera y, esta vez, con una banda de apoyo tras él.

 

“Voy a tocar un montón de canciones de mi último disco y también de los álbumes más antiguos. El show dura entre una hora y media y una hora cuarenta y cinco, así que toco muchos temas…y será con una banda, así que será bien diferente de las otras dos veces que he estado en Chile”, nos adelantó en conversación exclusiva con Rockaxis el propio Mark Lanegan.

 

Su nuevo disco se llama “Blues Funeral” y es el sucesor de “Bubblegum” editado en 2004 y que mientras el cantante pasaba de colaboración en colaboración, se mantenía como su último álbum en solitario: “La idea nunca fue tomarme todo este tiempo para sacar otro disco. En todos estos años estuve ocupado haciendo otras cosas, he estado en múltiples placas con otros proyectos y numerosas giras y antes que me diera cuenta, ya había pasado mucho tiempo”, nos contó Mark.

 

Pero a no engañarse, pues no se trata de un disco de blues. ¿De dónde viene el nombre entonces? “Hay una frase en una canción que parecía adecuarse a esta colección de temas –dijo Mark-. Cuando pienso en títulos, usualmente es lo último que hago. En realidad me gustaba la forma en que sonaba”.

 

El nuevo trabajo tiene de todo, la intensidad de su banda primigenia, toques de stoner, sonidos desérticos y a su vez detalles electrónicos y guiños post punk, todo entrecruzado por una estética oscura, nostálgica y atrevida. Un álbum riesgoso, pero que el cantante logra sacar a flote y salir triunfante, estructurando un elepé sin concesiones, sin autoplagios y que representa inequívocamente un paso adelante en su carrera.

 

El sonido y las referencias del álbum son múltiples y rememoran en gran medida, la carrera completa de Lanegan. “Sólo quería hacer un disco que fuese interesante para mí, que se sintiera completo desde el inicio al final y que tuviera canciones que pudiese tocar en vivo. Más o menos en la misma línea de todo lo que he hecho”, aclaró.

 

La génesis de este nuevo trabajo data de 2011, cuando comenzó a trabajar en la música de un conocido videojuego llamado “Rage”. Las inspiraciones, temáticas y sonoridades de las canciones las fue trabajando a pulso, esta vez dejando de lado la guitarra, lanzándose a los brazos de la tecnología:

 

“Tengo un instrumento en las manos y empiezo a hacer algunos sonidos y al mismo tiempo hago sonidos con la voz. De repente se me ocurre una palabra y después esa da pie para que aparezca otra palabra y así sucesivamente. Generalmente comienzo con la guitarra. Pero esta vez comencé con el teclado y un drum machine, para hacer algo diferente. A Alain [Johannes] le mostré un par de cosas en guitarra acústica y le di una descripción y en un par de horas la canción estaba lista. Él traduce mis voladas, pero también trae mucho a la mesa”.

 

Así es, porque para el desafío de un nuevo trabajo decidió reclutar a Alain Johannes, con quien había trabajado en innumerables ocasiones. “Me encanta trabajar con Alain –comentó Lanegan-. Fue el disco más divertido de grabar. Él, más que ninguna otra persona con que haya trabajado, entiende lo que estoy tratando de hacer y hace que suceda. Hemos mantenido una amistad por mucho tiempo y no hay otra persona con que deseara hacer un álbum. Él toca prácticamente todos los instrumentos: grabó, produjo, mezcló, hizo todo”.

 

Asimismo, la tónica de sus trabajos en solitario han sido las colaboraciones. Esta vez participan Josh Homme, Greg Dulli y Jack Irons. Esto lo asume de una manera muy natural y con mucha comodidad. “Seguro, todo ellos son amigos míos por años, he estado tocando con Josh desde 1996, también he estado trabajando con Greg por una década. Me gusta trabajar con músicos y no tengo que buscar más allá del círculo de mis amigos personales, formar una banda realmente asesina”.

 

Colaboraciones y proyectos alternativos

La inquietud ha sido un aspecto fundamental en la carrera de Lanegan. Los múltiples proyectos coexistentes que siempre tiene en carpeta es la prueba de que es un músico que detesta quedarse en un mismo sitio. Efectivamente el término de Screaming Trees fue una liberación muy fuerte y el renacimiento para un músico tremendamente prolífico e inquieto.

 

Uno de los proyectos importantes del músico es The Gutter Twins, la banda que comparte con Greg Dulli. Un combo rockero alternativo con el que editó un disco titulado “Saturnalia” (2008) y del que Lanegan tiene muy buenos recuerdos, asegurando que en algún momento volverán a grabar. “The Gutter Twins es una colaboración en que nos dividimos el trabajo mitad y mitad. Greg y yo, es una sociedad totalmente creativa”.

 

Otra de las colaboraciones recientes y significativas de Lanegan es la carrera solista de Isobel Campbell, con quien editó “Ballad of the Broken Seas” (2006) y “Sunday at Devil Dirt” (2008) y “Hawk” (2010). “Con Isobel canto canciones que ella escribe, así que estoy ahí más que nada como para dar un soporte a su visión”, nos contó Mark.

 

Ésta es la actualidad del inclasificable Mark Lanegan. Tremendamente conforme con “Blues Funeral”, su nueva placa, sus propias expectativas siguen creciendo en base a un trabajo de buena factura y que, más allá de las colaboraciones, le permite retomar una carrera en solitario que ya queríamos seguir escuchando.

 

Contenido Relacionado