La Navidad de acuerdo a The Beatles

La verdad extravagante de los cuatro de Liverpool
La Navidad de acuerdo a The Beatles

Muchos podrían relacionar las fiestas navideñas con una canción como 'Happy Xmas (War Is Over)', que fue compuesta por John Lennon un buen tiempo después de haber terminado su relación con The Beatles. Pero la historia no tan contada es que los Fab Four lanzaron discos de Navidad antes de que nadie lo hiciese en el Reino Unido e incluso antes de ser conocidos en Estados Unidos.

Estos registros comenzaron a ser grabados en 1963, como una especie de bono de reconocimiento para los miembros de su fan club oficial. No obstante el formato de “Saludos de Navidad”, el contenido estaba lejos de ser estrictamente musical y con el pasar de los años terminaron convirtiéndose en elaboradas producciones sónicas en las que brillaban las parodias y los chistes (tal y como si fuese un show de variedades) y que seguramente alcanzaron su cénit para el año 1967 -el de la extrema creatividad de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y “Magical Mystery Tour”.

En estas producciones había algo en verdad muy extravagante: una suerte de registros de spoken word mezclados con fragmentos que rozaban el formato de canciones navideñas, entendiendo esto como los muy usuales villancicos y canciones tradicionales de la temporada. En el mundo Beatles nada era muy usual al parecer. Y volveremos a ser testigos de esto, 50 años más tarde de su lanzamiento.

Lo verdaderamente interesante de estas bien llamadas rarezas, que originalmente se enviaron a la comunidad de la denominada “Beatle-People” como “discos flexibles” para que no sufrieran daño con el envío por correo, es que proporcionan una radiografía muy precisa de la forma en que las relaciones de los miembros de la banda -y su música- fue cambiando a lo largo de los años. Lo que originalmente había sido concebido para reforzar su imagen de estrellas del pop con muy buena voluntad, que hacía énfasis en el alegre abrazo de los Beatles a su hermandad, terminó tornando en algo que hasta podría ser tachado de subversivo.

Después de la separación de los Beatles en 1970, se editó en Inglaterra el LP “From Me To You” conteniendo los 7 singles navideños, obtenidos del audio de los flexi-disc en buen estado y no de las cintas master. Al año siguiente también salió en Estados Unidos, bautizado como “Xmas Album”. Había entonces una deuda pendiente de recuperar el material desde las cintas originales y conjugarlo en una pieza de lujo que probablemente sea el mejor regalo de navidad para aquellos acérrimos fans de los de Liverpool.

Cuando ya ha transcurrido medio siglo, este mes de diciembre de 2017 se publica el box set de edición limitada titulado “Happy Christmas, Beatle People” que recopila las siete grabaciones especiales navideñas que originalmente se enviaron exclusivamente a miembros del club de fans oficial de la banda. Estos discos que por décadas han sido objeto del coleccionismo de culto discográfico ahora -en ofertón navideño- se compilan como réplicas perfectas de lo que “alguna vez fue” el espíritu Beatle que cerraba cada temporada con aquellos buenos deseos de Feliz Navidad y Mejor Año Nuevo. En esta edición se respeta incluso el anacrónico objeto del llamado flexi disc, con sus portadas originales acompañado de un cuadernillo de 16 páginas con notas y reproducciones de los “boletines nacionales” del fan club.



La larga y sinuosa historia de los discos de Navidad (1963-1969)

El primero de todos estos mini álbumes se tituló "The Beatles’ Christmas Records". A diferencia de las grabaciones posteriores en los registros de saludos navideños del cuarteto inglés, en este debut de 1963 se puede percibir a una banda que claramente son muy cómplices, lo que traspasa en las tomas captadas en los estudios de EMI en octubre de aquel año. Y lo hacen con el mejor de los espíritus, mofándose de Ringo Starr al ocupar descaradamente su nombre en su versión de 'Rudolph The Red Nose Reindeer'. La banda había sido pauteada originalmente por Tony Barrow, el hombre a cargo de las relaciones públicas de The Beatles, para ejecutar una grabación plagada de conceptos anticuados de lo que se entendía como saludo navideño y el grupo a su vez naturalmente reaccionó a esto con un poco de sana rebeldía. Tal vez era solo un guiño, pero se estaban rebelando de todos modos para pronto convertir estos registros en otra cosa.

Para “Another Beatles Christmas Record” de 1964, la banda finalmente había logrado el reconocimiento en Estados Unidos, sus personas públicas eran de tanta resonancia mundial que se puede percibir a Paul McCartney tratando desesperadamente de seguir las reglas en tanto a un saludo afectuoso y amable: “No sé dónde estaríamos sin ustedes, de verdad”, le dice a los fans. Mientras que John Lennon lo boicotea consistentemente respondiendo: “En el ejército, probablemente”. The Beatles es ya una banda suficientemente segura de su influencia como para burlarse de todo este emprendimiento comercial, específicamente haciendo poco caso a la referencia -y luego mal interpretándolo a propósito- del guión proporcionado nuevamente para la ocasión por Tony Barrow.

La producción de 1965 conocida como "The Beatles 'Third Christmas Record” (1965) encuentra a la banda concentrada en las complejidades del “Rubber Soul” y ahora resultan ser individuos políticamente conscientes Beatles que hacen referencia al conflicto bélico de Vietnam, esto durante lo que debería haber sido una versión literal de 'Auld Lang Syne'. Eso no quiere decir que no haya mucho humor y risas en su registro. Por ejemplo revisitan ‘Yesterday’ con una serie de tomas a cappella, y John Lennon interpreta una canción titulada 'Feliz Navidad a Ya List’nas'. Este sería la última de estas mini producciones en que el agente de prensa del cuarteto tendría algo que ver con el contenido de los registros.

El saludo navideño de 1966 se titula “Pantomime: Everywhere It's Christmas” y aquí es evidente que los cuatro se pasaron gran parte del tiempo en el estudio jugando con efectos de extravagante producción sonora, mal que mal es el período post “Revolver” y previo al “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. "Pantomime: Everywhere It's Christmas" fue, de hecho, grabado mientras la banda registraba 'Strawberry Fields Forever'. ¿Es tan extraño entonces que eligieran un formato de canciones tan conceptual y chistes al estilo de comedias musicales? Para nada, los títulos incluyen 'Please Don't Bring Your Banjo Back' y 'Podgy the Bear and Jasper'.

En “Christmas Time is Here Again” de 1967 más que tratarse de The Beatles estamos frente a la banda del “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club”. Los cuatro músicos están interpretando a otras personas al presentar un elaborado concepto que se centra en la audición de diferentes grupos para un programa de radio de la BBC. John Lennon remata las cosas con una alocución de 'When Christmas Time Is Over', parte de una alocada secuencia de extrañas ocurrencias.

El disco siguiente que se tituló "The Beatles 1968 Christmas Record" y ya marca el comienzo del fin de la banda, partiendo por Paul McCartney quien ofrece un tema acústico y bucólico en la vena de los del “White Album” mientras que John Lennon recita una prosa áspera (muy bien titulada 'Jock and Yono' y otra llamada 'Once Upon a Pool Table'), y todo aquí en definitiva refiere al creciente distanciamiento que comenzaron a experimentar en las sesiones del álbum doble homónimo. Tal como en ese proyecto, en el que apareció Eric Clapton como invitado en un tema, aquí aparece el bizarro Tiny Tim, quien con el ukelele, hace una interpretación absurda y genial de 'Nowhere Man'.

El año 1969 el disco se tituló simplemente “Happy Christmas” y es dolorosamente obvio que este séptimo será el último registro navideño de The Beatles. Evidente desde el hecho que grabaron todas sus partes por separado. Apenas aporta el profundamente incómodo George Harrison, Ringo Starr solo se digna a aparecer comentando un proyecto de cine en el que estaba involucrado, John Lennon y Yoko Ono hablan solo para y entre ellos y Paul McCartney, resignado, improvisa un jingle de Navidad. Tal vez cansados de toda esta dinámica de haber convertido estas festividades pascueras en producciones discográficas, transcurrirían un par de temporadas antes de que cualquiera de ellos volviera a regalarnos estos bonos navideños.

Alfredo Lewin

Encuentra este contenido en nuestra revista.