KREATOR

La Evolución De La Violencia

Luego de un breve y asesino paso por Santiago en Abril, para tocar en el cierre de The Metal Fest, Kreator se volcó íntegramente a promocionar “Phantom Antichrist”, álbum que mantiene su mortífero estilo thrash, pero con la presencia de variados elementos melódicos -y de proximidad al heavy metal clásico europeo- que han cedido más perfección y fuerza al patentado sonido de la banda de Mille Petrozza en el inicio de la segunda década del milenio.

 

Con el objetivo de no caer en datos biográficos o comentarios retóricos, hay que sólo puntualizar que para todos quienes gustan y sienten al Metal de una manera plenamente comprometida, resulta casi una obviedad decir que Kreator ha sido un conjunto culminante e imprescindible en el desarrollo del rock metálico en una de sus encarnaciones más radicales, el Thrash.

 

Es sobre esta ensalzada y muy justa valoración del histórico brazo armado de Mille Petrozza, que el lanzamiento de “Phantom Antichrist” se inscribe en un hecho de total importancia para el circuito metalero global. Esto, teniendo en cuenta -además- la indeleble andanza de los alemanes por sanguinarios y bestiales campos de batallas, contemplado paradas en terrenos atmosféricos y armónicos de grupos como Paradise Lost o Amorphis, así como la fuerza del Heavy Metal de Saxon o Accept, lo que permite que tras el final de esta nueva ofensiva se puedan encontrar sobrevivientes.

 

Considerando la trilogía de discos compuesta por “Violent Revolution” (2001) “Enemy of God” (2005) y “Hordes of Chaos” (2009), en los cuales primó un sonido crudo y ultramente violento -sobre todo en el material anterior-, la treceava obra del conjunto de Essen se emplaza en una evolución musical encuadrada en una forma diferente de canalizar los elementos más esenciales de su trayectoria: descomunal agresividad y desbocada rapidez. Para este propósito, se optó en urdir un programa conducente a la obtención de un resultado de alto nivel, con énfasis en un trabajo de ejecución instrumental -en especial de las guitarras- más complejo que en otros álbumes.

 

Está más decir que esta transformación fue propuesta e implementada por Petrozza, quien a partir de su inacabable capacidad de crear música en su cara más violenta, decidió trasladar sus impulsos creativos al estudio en mayor nexo con el guitarrista Sami Yli-Sirniö, además de la atenta mirada del reputado productor Jens Bogren (Opeth, Paradise Lost). De esta manera, gracias a esta asociación, se pudo concretar una placa potente, diversa y sonoramente progresiva -en su sentido literal, no de rock progresivo-, proceso en cual el doblaje de las seis cuerdas se convirtió en algo fundamental para llegar al sonido requerido.

 

En este designio se planificó dividir las aguas a la hora de la composición. Mille, como ha sido tácito, enfocado en el tratamiento de riffs y secciones rápidas; dejando a cargo del músico finlandés -de 11 años de estadía en la banda- las partes melódicas y emocionales… y conservando como punto en común la improvisación de los solos de guitarra. Igualmente, esta delimitación de funciones estuvo de la mano con la confección de apacibles y limpios arreglos vocales e instrumentales, que hicieron atenuar los efectos de las destructivas avalanchas de sonido en momentos en que la hecatombe parecía absoluta.

 

 

La Bandera Del Odio Flamea Fuerte En El Fin Del Mundo

 

El álbum publicado la primera semana de Junio en el mercado europeo y norteamericano, tuvo antes, quizás casualmente, un significativo estreno en sociedad para la banda y el público chileno. Fue así como en la noche de clausura del The Metal Fest, Mille Petrozza y los suyos, junto con entregar un poderoso y enloquecido concierto, dieron una muestra más del apretado vinculo que mantienen con nuestro país al interpretar por primera vez en vivo -y a nivel mundial- el single que titula su nueva entrega, ‘The Phantom Antichrist’.

 

Sin embargo, como muchos saben, este reciente evento no ha sido el único celebrado entre teutones y chilenos. Hay que señalar que precisamente este año, y en el mismo mes en que Kreator participó como cabeza de cartel del primer festival de Metal a gran escala organizado en Santiago, se cumplieron dos décadas de su debut en Chile (11 de Abril de 1992), venida que además de haber tenido características bastante caóticas y descabelladas, estableció la inauguración de los actos internacionales del género en tierras nacionales.

 

Posteriormente, a 17 años de este hito para el Metal Chileno, tiempo en que la banda trajo en varias ocasiones su brutal artillería a este lado del globo, se generó tal vez uno de los más relevantes y sorprendentes de todos estos gestos: la filmación del videoclip de la canción ‘Destroy What Destroys You’ -contenida en el disco “Hordes of Chaos”- que fue captada durante el show que el conjunto ofreció en el Espacio Broadway en Octubre de 2009. Sin duda, estos guiños reafirman el gran aprecio y agradecimiento que sienten los thrasheros germanos por -muy probablemente- una de sus audiencias más fieles y descontroladas.

 

Otra característica a destacar de “Phantom Antichrist” es la incuestionable influencia del Heavy Metal de agrupaciones como Manowar y Accept, evidenciada en canciones de una clara estructura de himnos como ‘From Flood Into Fire’ o ‘Victory Will Come’. En estos temas, lucen pomposas ambientaciones y arengados coros con que los teutones quisieron afrontar su nueva guerra contra el círculo de fierro conformado por el poder político, la religión y la manipulación de los medios de comunicación de masas. A lo que se suma, el explicito llamado de Petrozza a la rebelión ante lo que considera un verdadero triunvirato del mal.

 

Una de las señales que ratifican la gran fijación del grupo más relevante de Thrash del Viejo Continente por el Heavy Metal de fina estirpe, es la gira que realizarán junto a sus coterráneos de Accept por Norteamérica a contar de Septiembre, en el denominado “Teutonic Terror Attack 2012”. A esto, se agrega la muy bien lograda versión que el grupo realizó de ‘The Number of the Beast’ de Iron Maiden, como parte del bono extra incluido en el single en vinilo de la canción que da nombre a su última sesión discográfica.

 

Manteniendo la misión de continuar arrasando con todo lo que se coloque en el camino, Kreator nuevamente deja de manifiesto que la vigencia que siguen manteniendo -después de 30 años de carrera- no tiene para nada un fundamento ligado a refutar su legado haciendo cosas como la regrabación o un tour aniversario de algún disco emblemático. Es así como esta pregonada actualidad se respalda –cabalmente- mediante lo hecho en su último trabajo, un álbum cubierto en gran parte en el acervo estilístico elaborado durante el decenio pasado, pero con ideas actuales y la más fuerte certeza de Mille Petrozza, Jürgen “Ventor”, Sami Yli-Sirniö y Christian Giesler que el futuro es el mejor presente. Y en esta nueva y dura arremetida confirmaron que, a pesar de haberla ideado de manera distinta y más frenada que sus predecesoras, terminó siendo igual y contundentemente avasalladora.

 

Wilson Carrasco G.

tags

Contenido Relacionado