INQUISICIÓN

"No nos interesa la trascendencia"

Una de las bandas señeras del heavy metal local vuelve a la carga con un disco cargado de riffs y el groove clásico de la guitarra de Manolo Schafler.

Prontos a cumplir diez años desde su formación, Inquisición vuelve a editar un disco y ratificar sus intenciones y su sonido. Lo primero es divertirse tocando la música que les gusta y, lo segundo, es revivir una época donde el groove de las guitarras son el espectáculo principal. Schafler y compañía saben lo que pesan y donde están parados. No hay dobles intenciones ni sueños incompletos de fama y fortuna, porque al final, y al principio, el fin último de Inquisición es divertirse… y lo hacen bien.

Al preguntarles por la decisión de seguir reviviendo sonidos de otras épocas del metal y por la trascendencia que hay detrás de ello, Schafler es muy claro y directo: “Creemos que la música no tiene banderas ni tiempos… quizás las modas sí tienen tiempo. Por lo mismo, si tocamos música “vintage” en estos días, claramente puedes ver que no lo hacemos “por moda”. El fin último de Inquisición es “Diversión”. Diversión para nosotros cuando tocamos y para la gente cuando nos escucha. Nuestra música, por sobretodo, es entretenida, y ¿sabes qué? ¡No nos interesa eso de la trascendencia! ¿Tú crees que Bach, Venom o Misfits pensaban que iban a ser trascendentes cuando hacían su música? ¡Farso, farso, farso!!!”.

Más allá de la trascendencia, Schafler asegura que la mejor época de la banda estuvo a mediados de los ’90 cuando editaron “Steel Vengeance” (1996). “En esa época fuimos invitados entre otras partes a Argentina (con todos los gastos incluidos) y no se pudo concretar por culpa de nuestro Ex – Manager, quien trató de lucrar y engañarnos en su momento, enterándonos de la verdad años después”, cuenta el guitarrista, quien agrega que “la falta de un manager profesional mermó la posibilidad de crecer en el medio sudamericano”. Eso y lo pobre de la escena local. “Nada que ver con el nivel que hay en Japón o Europa, si no pregúntale al Anton (Reisenegger). Lamentablemente el techo en Chile es muy reducido”.

Sin embargo, el guitarrista también reconoce los méritos de su banda y señala orgulloso que “el gran legado de Inquisición es ser el primer grupo Heavy Metal chileno y haber dejado pavimentado el camino para nuevos proyectos similares que surgieron durante los noventa”.


METAL GENOCIDE

Con Paulo Domic como vocalista por más de tres años, la banda pasó los últimos dos escribiendo el material de “Metal Genocide” y girando por distintas ciudades de Chile, consolidando una formación que hoy en día parece la mejor en la historia de Inquisición… Le pregunto a Schafler por las diferencias de Domic con el gran referente en las voces de la banda, el cantante Freddy Alexis, y responde: “¿Gran referente?… Domic es un gran músico, y parte esencial de Inquisición Versión 2004. Y no sólo por su gran voz, si no también por sus aportes en composición”.

El resultado del disco es potente, con temas contundentes y un sonido prolijo que ayuda en mucho para que las composiciones vuelvan a sonar clásicas. En la parte lírica no hay muchos cambios, aunque sí en la inclusión de tres en español que tocan distintos temas que se relacionan con su forma de ver las cosas. “Las letras de Inquisición nunca han sido ni serán muy profundas” –explica Schafler. “Nuestra banda no se caracteriza por entregar mensajes o lecciones de vida… lo que comunicamos está implícito en la música. Sin embargo, en nuestro disco no sólo se habla de los temas clásicos que encuentras en las letras del metal, por ejemplo ‘Raiders’ no está inspirada en el Señor de los Anillos, ni en ninguna otra invasión de alguna aventura épica. Se refiere al episodio de la última guerra en Irak. ‘Arde el Volcán’ está basada en el mito mapuche del Pillán. ‘Caravan of Death’… bueno, el título lo dice todo, el que no cacha es porque no conoce la historia chilena de los últimos 30 años. Y sí, hay otras en el disco que tocan temas estándar de las líricas del ‘heavy’, porque también nos gustan. Y si nos gustan, las grabamos. No queremos vender ninguna pomada”.

 

Keko Peralta

Contenido Relacionado