Chris Cornell y Chile: Amor incondicional

Las varias visitas del músico a nuestro país
Chris Cornell y Chile: Amor incondicional

Lunes 10 de diciembre de 2007, Espacio Riesco. Era el debut de Chris Cornell en Chile, en el marco de promoción de su segundo álbum solista, “Carry On” (2007). Tras las presentaciones de Phoenix y The Dandy Warhols, tibiamente recibidos por el público, Cornell realizó un show maratónico, de inesperadas tres horas, en las que recorrió canciones de toda su trayectoria, desde Soundgarden a Audioslave –que se había disuelto nueve meses antes de este concierto- a canciones en solitario y covers acústicos de Led Zeppelin y Michael Jackson. Además de la apasionada respuesta del público, el concierto pasaría al recuerdo por el ambiente caluroso: el encierro de más de ocho mil personas encerradas en un recinto que casi se convirtió en un sauna, provocó que el mismo Cornell se sacara la polera, tal como su banda de apoyo y varios cientos más. Cornell diría bajándose del escenario a Emol: “Es fantástico poder tocar casi tres horas y tener a la audiencia cantando en cada tema, contigo en cada momento. Poder hacer canciones tan agresivas como 'Jesus Christ Pose' y luego temas con una guitarra acústica, y que la audiencia lo escuche todo. Aunque hay 10 mil personas, todavía se siente íntimo. Es el mejor tipo de show".

Miércoles 25 de marzo de 2009, Arena Santiago. El segundo concierto del ex Soundgarden a Chile estuvo enmarcado en el Pepsi Fest, un evento que aún es recordado como “la semana de ensueño”, en la que se presentaron Peter Gabriel, Sonic Youth, Blondie y Kiss, entre otros. La presentación de Chris Cornell estuvo precedida por la experimentación de Mike Patton junto a Zu, y fue otra noche en que los fanáticos lo entregaron todo. Pese a que la recepción fue más bien tibia frente a los cortes de su último álbum, “Scream”, el público respondió fervorosamente a la densidad de Soundgarden, la electricidad de Audioslave y la intimidad de sus versiones acústicas. Tampoco se quería bajar del escenario: esa noche cantó dos temas más que en su debut, 32 en total. Posteriormente, Chris Cornell, en entrevista para Rockaxis, lo recordaría como uno de los conciertos favoritos de su vida.

Sábado 12 de noviembre de 2011, Club Hípico. Junto a Alain Johannes en ‘Wooden Jesus’ y ‘Hunger Strike’, Chris Cornell realizó un show acústico dentro del marco del festival Maquinaria. El contexto no le fue muy favorable; la presentación necesitaba de la intimidad que un festival masivo no entrega. Aún así, en condiciones desfavorables, el hombre de Seattle se la jugó con versiones de su catálogo y también de algunos de sus artistas favoritos, como The Beatles y Led Zeppelin.

Domingo 30 de marzo de 2014, Parque O’Higgins. La primera y única vez de Soundgarden en Chile, en el festival Lollapalooza, fue un sueño cumplido para muchos. Un setlist cargado a la celebración de los veinte años de “Superunknown” que incluyó los éxitos fundamentales (‘Black Hole Sun’, ‘Spoonman’, ‘Jesus Christ Pose’, ‘Blow Up the Outside World’) pero también fue generoso en elecciones menos obvias (‘Searching with My Good Eye Closed’, ‘Beyond the Wheel’, ‘Flower’), permitió apreciar los atributos de cada uno de los intérpretes sobre el escenario. Cornell, además de sus cualidades como frontman, supo demostrar cómo mantener mantiene un registro sorprendentemente amplio. La noche fue una celebración para los fans y quedó calificado como el mejor show del festival de Perry Farrell de ese año.

Lunes 28 de noviembre de 2016, Teatro Municipal. La última visita de Chris Cornell fue la más íntima y cercana del músico en Santiago. También, la más reveladora de su carácter artístico. Cómodo solo con su guitarra y su voz, mantuvo una velada en la que conversaba entre canciones y explicaba la gestación de algunos de los temas que interpretó, como ‘One’, la mezcla de los tracks homónimos de U2 y Metallica. Como siempre, su registro vocal fue extraordinario en toda la selección de canciones, desde su trabajo “Higher Truth”, hasta las versiones de ‘Nothing Compares 2 U’, de Prince, ‘Thank You’ de Led Zeppelin, ‘Billie Jean’ de Michael Jackson y ‘The Times They Are A-Changin', un cover del cover de Johnny Cash de ‘Rusty Cage’ de Soundgarden y una maravillosa interpretación de ‘When I’m Down’, de su trabajo “Euphoria Morning”, que contó con la base del piano de Natasha Shneider. La emotividad se mantuvo a flor de piel. Cornell tomó su variado catálogo hacia territorios lúdicos e incluso despojó el carácter solemne del recinto. Todo eso sin artificios, solo con su extraordinaria voz y su guitarra. Al desnudo.

 

María de los Ángeles Cerda

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Contenido Relacionado