Aura maldita: "El Cuervo" y su banda sonora

Un soundtrack emblemático de los años noventa

"El Cuervo" siempre tuvo un aura maldita. Siendo un adolescente, el autor del cómic, James O'Barr, perdió a su novia por culpa de un chofer borracho que la atropelló, y crear la historia que luego le daría fama fue su manera de sobrellevar el duelo tras enlistarse en los marines. La película inspirada en la obra gráfica gira en torno a Eric Draven, un guitarrista que resucita tras morir a manos de una pandilla en un ataque donde su polola se lleva la peor parte al ser violada antes de morir en el hospital. Durante la filmación, el actor protagónico, Brandon Lee, hijo del legendario Bruce, perdió la vida tras recibir un balazo en el abdomen en pleno set debido a una negligencia del departamento de utilería de la cinta, transformada por el incidente en un objeto de mórbida fascinación para la cultura pop. "El Cuervo", tanto el cómic como la película, son de culto.

La adaptación cinematográfica no podía, entonces, tener cualquier banda sonora. Semejante artefacto artístico ameritaba algo especial. Después de todo, el trabajo de O'Barr venía con su propio bagaje musical: una serie de alusiones a The Cure y Joy Division en las páginas de la historieta, así como un disco hecho para acompañar su lectura, "Fear and Bullets" de los metaleros experimentales Trust Obey, fugazmente ligados al sello de Trent Reznor, Nothing. De hecho, Nine Inch Nails participa en el soundtrack de "El Cuervo" con un cover de 'Dead Souls' de Joy Division que, además de citar a una de las bandas que inspiraron el cómic, tenía la gracia de ser la primera grabación de Reznor en la casa donde asesinaron a la actriz Sharon Tate, uno de los lugares donde se instaló a trabajar durante la realización de "The Downward Spiral".

Aparte de NIN en su banda sonora, la película tenía varios guiños al rock industrial. En el disco también aparecían Machines of Loving Grace, otros cultores del estilo, quienes hicieron un tema especialmente para "El Cuervo". Sus correligionarios de My Life with the Thrill Kill Kult no solamente aportan una canción en el soundtrack, sino que también aparecen tocando en vivo en una breve escena que, sin embargo, requirió dos días de grabación a la intemperie y a muy baja temperatura. Desde la vereda industrial también venía Graeme Revell, el responsable de la música incidental, publicada en un disco aparte, "The Crow: Original Motion Picture Score". Revell era parte del grupo SPK y terminaría musicalizando cintas tan conocidas como "Del crepúsculo al amanecer" y "Sin City". Además, fue el encargado de las cuerdas en el debut de Evanescence, "Fallen".

De vuelta en la banda sonora, básicamente un compendio del rock alternativo que no cabía en la etiqueta grunge, encontramos a varios nombres empapados de gloria. El disco parte con The Cure, quienes originalmente aportarían 'The Hanging Garden' porque la letra del tema es citada en el cómic, pero el entusiasmo de Robert Smith con la historia fue tal, que terminó grabando un tema nuevo. Entre medio está Rage Against the Machine resucitando material de Inside Out, la antigua banda de Zack de la Rocha, que grabaron para un demo y que volvieron a registrar en otra versión para el filme. Pantera, alentados por el fanatismo de Phil Anselmo por el hardcore, aportaron un cover de los clásicos Poison Idea, así como Henry Rollins cubre a su amigo Alan Vega, de Suicide. Como si faltaran más figuras de peso, la lista de invitados también contempla a The Jesus and Mary Chain, Violent Femmes, Helmet y Medicine, todos en perfecta sincronía con la sensibilidad estética de "El Cuervo". Los que casi no estuvieron tan alineados, por culpa de las circunstancias, fueron los Stone Temple Pilots. Aunque aparecen con la ya clásica 'Big Empty', originalmente colaborarían con un viejo demo llamado 'Only Dying', una sátira de la muerte que debieron remover tras el fallecimiento de Brandon Lee.

Andrés Panes

Presentacion

Contenido Relacionado